Que Significa Bacterias Escasas En La Orina

Que Significa Bacterias Escasas En La Orina
Resultados – Un análisis de orina revisa diferentes componentes de la orina, un producto de desecho generado por los riñones, Los valores normales enumerados aquí, llamados límites de referencia, son solo una guía. Estos límites varían de un laboratorio a otro, y su laboratorio puede tener límites diferentes para lo que es normal.

Resultados del análisis de orina

Color Normal: Pálido a amarillo oscuro
Anormal: Muchos alimentos y medicamentos pueden afectar el color de la orina. La orina sin color podría ser causada por una enfermedad de los riñones o por diabetes no controlada prolongadas. La orina de color amarillo oscuro puede ser causada por deshidratación, La orina de color rojo puede ser causada por la presencia de sangre en la orina.
Transparencia Normal: Transparente
Anormal: La orina turbia puede ser causada por la presencia de pus ( glóbulos blancos ), sangre ( glóbulos rojos ), esperma, bacterias, hongo en forma de levadura, cristales, moco o una infección parasitaria, como tricomoniasis,
Olor Normal: Leve olor a nuez
Anormal: Algunos alimentos (como los espárragos), vitaminas y antibióticos (como la penicilina) pueden hacer que la orina tenga un olor diferente. Un olor dulce y frutal podría ser causado por una diabetes no controlada. Una infección urinaria (UTI, por sus siglas en inglés) puede causar mal olor. La orina que huele como jarabe de arce puede significar la presencia de la enfermedad urinaria del jarabe de arce, la cual impide al cuerpo descomponer determinados aminoácidos,
Peso específico Normal: 1.005–1.030 nota 1
Anormal: Un peso específico muy alto significa que la orina está muy concentrada, lo cual podría ser causado por no beber suficientes líquidos, por una gran pérdida de líquidos (vomitar excesivamente, sudar o tener diarrea) o por la presencia de sustancias (como azúcar o proteína) en la orina. Un peso específico muy bajo significa que la orina está diluida, lo cual podría ser causado por beber demasiados líquidos, por una enfermedad de los riñones grave o por el uso de diuréticos,
pH Normal: 4.6–8.0 nota 1
Anormal: Algunos alimentos (como los cítricos y los productos lácteos) y medicamentos (como los antiácidos) pueden afectar el pH de la orina. Un pH alto (alcalino) puede ser causado por vómito grave, una enfermedad de los riñones, algunas infecciones urinarias y por asma, Un pH bajo (ácido) podría ser causado por una enfermedad de los pulmones grave ( enfisema ), diabetes no controlada, sobredosis de aspirinas, diarrea intensa, deshidratación, inanición, beber demasiado alcohol o por beber anticongelante (etilenglicol).
Proteína Normal: No se observa
Anormal: La presencia de proteína en la orina podría significar daño en los riñones, una infección, cáncer, presión arterial alta, diabetes, lupus eritematoso sistémico (SLE, por sus siglas en inglés) o glomerulonefritis, La presencia de proteína en la orina también podría significar insuficiencia cardíaca, leucemia, intoxicación (intoxicación con plomo o mercurio) o preeclampsia (si está embarazada).
Glucosa Normal: 1–15 miligramos por decilitro (mg/dL) o 60–830 micromoles por litro (mcmol/L) en una muestra de 24 horas. nota 1 Una recolección de orina de única vez, si es normal, será negativa en cuanto a glucosa. nota 1
Anormal: Los líquidos intravenosos (IV) pueden provocar la presencia de glucosa en la orina. Demasiada glucosa en la orina podría ser causada por diabetes no controlada, un problema en alguna glándula suprarrenal, daño hepático, lesión cerebral, determinados tipos de intoxicaciones y algunos tipos de enfermedades de los riñones. Las mujeres embarazadas sanas pueden tener glucosa en la orina, lo cual es normal durante el embarazo.
Cetonas Normal: No se observan
Anormal: La presencia de cetonas en la orina puede significar diabetes no controlada, una dieta muy baja en carbohidratos, inanición o trastornos de la alimentación (como anorexia nerviosa o bulimia ), alcoholismo o intoxicación por beber alcohol isopropílico (de frotar) (isopropanol). Las cetonas con frecuencia están presentes en la orina cuando una persona no come (ayuna) por 18 horas o más. Esto podría ocurrir cuando una persona está enferma y no puede comer o vomita durante varios días. A veces, la orina de mujeres embarazadas sanas contiene niveles bajos de cetonas.
Análisis microscópico Normal: Se observa una cantidad muy escasa o inexistente de glóbulos rojos o blancos, o de cilindros. No hay presencia de bacterias, células de hongo en forma de levadura, parásitos o células escamosas. Normalmente, se observa una escasa cantidad de cristales.
Anormal: La presencia de glóbulos rojos en la orina podría ser causada por una lesión en los riñones o en la vejiga, cálculos renales, una infección urinaria (UTI, por sus siglas en inglés), inflamación de los riñones ( glomerulonefritis ), un tumor en los riñones o en la vejiga, o lupus eritematoso sistémico (SLE, por sus siglas en inglés). La presencia de glóbulos blancos (pus) en la orina podría ser causada por una infección urinaria, un tumor en la vejiga, inflamación de los riñones, lupus eritematoso sistémico (SLE, por sus siglas en inglés) o inflamación de la vagina o debajo del prepucio del pene. Según el tipo, los cilindros pueden significar una inflamación en los pequeños conductos de los riñones o un daño en estos, un riego sanguíneo deficiente hacia los riñones, intoxicación con metal (como plomo o mercurio), insuficiencia cardíaca o una infección bacteriana, Grandes cantidades de cristales o determinados tipos de cristales pueden significar la presencia de cálculos renales, riñones dañados o problemas metabólicos, Algunos medicamentos y ciertos tipos de infecciones del tracto urinario también pueden aumentar la cantidad de cristales en la orina. La presencia de bacterias en la orina significa que hay una infección urinaria (UTI, por sus siglas en inglés). Las células de hongo en forma de levadura o los parásitos (como el parásito que causa la tricomoniasis) pueden significar una infección urinaria. La presencia de células escamosas podría significar que la muestra no es lo suficientemente pura como debería. Estas células no significan que haya un problema médico, sin embargo, es posible que su médico le pida que le entregue otra muestra de orina.
Volumen Normal: 800–2,500 mililitros (mL) por 24 horas. nota 1

Qué afecta esta prueba

¿Cuál es el valor normal de las bacterias en la orina?

Desarrollo, diagnóstico y tratamiento La orina es un líquido filtrado a través de las membranas glomerulares de gran valor clínico, pues puede orientar sobre aspectos funcionales del metabolismo y reflejar el estado microbiológico del trayecto que recorre.

  • Al pasar por los conductos excretores, si existe algún proceso infeccioso, puede contener microorganismos.
  • En el presente trabajo se aborda el desarrollo de las infecciones del tracto urinario (ITU), su diagnóstico microbiológico y su tratamiento.
  • Las ITU ocupan el segundo lugar en importancia clínica, después de las infecciones de las vías respiratorias.

Se estima que durante la vida, 1 de cada 10 personas contrae una pielonefritis después de una infección primaria sin tratar o tratada de forma incorrecta, sin la ayuda del diagnóstico microbiológico. Desarrollo de las ITU La simple presencia de bacterias en la orina no es suficiente para que se origine una ITU, ya que ésta va a depender de la interacción entre el microorganismo y el huésped.

  1. Por parte del huésped, existen importantes mecanismos de defensa que van a condicionar el establecimiento de una infección, como el flujo normal de orina, la actividad antimicrobiana del líquido prostático, el pH urinario, el componente inmunológico de la mucosa vesical y la peristalsis uretral.
  2. Existen algunos factores que van a favorecer la infección, como la edad, el sexo, las relaciones sexuales y la falta de higiene, junto a otros anatómicos, metabólicos y iatrogénicos.

El embarazo, la diabetes, la litiasis y la cateterización vesical son situaciones de riesgo en las que se asienta una ITU con frecuencia. Por otra parte, es importante la virulencia del microorganismo, que va a venir reflejada por los factores de colonización tales como el poder de adherencia, la presencia de antígeno capsular, la producción de ureasa y otros.

Las principales vías por las que los microorganismos llegan al aparato urinario son: ascendente o canicular, a partir de la uretra, y hematógena, a consecuencia de procesos sépticos. La vía linfática es excepcional. La vía ascendente es la más frecuente, sobre todo en la mujer, en individuos con uropatías obstructivas y después de manipulaciones instrumentales con fines diagnósticos o terapéuticos.

Aunque la localización de una ITU se encuentre a un determinado nivel como es el caso de la pielonefritis, cistitis, prostatitis, en general, todos los órganos del tracto urinario pueden afectarse parcialmente. La bacteriuria asintomática comienza con la multiplicación de las bacterias en la orina, sin afectar a ningún tejido, pero a continuación se desencadena afectación tisular.

El diagnóstico temprano y el tratamiento adecuado son muy importantes para evitar complicaciones que pueden desembocar en un fracaso renal y uremia. Aspectos clínicos La ITU incide en mayor proporción en el sexo femenino que en el masculino, debido fundamentalmente a factores hormonales, constitución anatómica y embarazos.

En los recién nacidos se invierte la relación por la presencia de malformaciones urológicas, así como en la edad senil, cuando el varón presenta trastornos urológicos por enfermedad uretraprostática. Cerca del 1% de las niñas presentan ITU en los primeros 3 años de su vida, mientras que un 10-20% de las mujeres las presentan alguna vez en su vida.

La sintomatología de la ITU se manifiesta por: lumbalgia uni o bilateral, disuria, polaquiuria, orina turbia, leucocitosis y velocidad de sedimentación globular alta. Los signos y síntomas en el recién nacido son diferentes. Las únicas manifestaciones que se observan son: pérdida o estancamiento de peso, paralización del desarrollo, irritabilidad, diarrea, vómitos o fiebre de causa desconocida; con menos frecuencia, distensión abdominal y coloración grisácea de la piel.

En niños mayores de 2 años se observa la misma sintomatología, asociada a disuria, aumento de la frecuencia urinaria, enuresis y dolor abdominal o lumbar. Aspectos microbiológicos El tracto urinario en su conjunto no posee flora microbiana autóctona, excepto la porción distal de la uretra que puede ser colonizada por la flora normal de la piel.

  • Podemos encontrar en la orina de individuos sanos microorganismos saprofitos o arrastrados por la micción: Lactobacilus, Bacillus, Corynebacterium, Staphylococcus, Candida y algunas enterobacterias.
  • Los microorganismos patógenos que pueden dar lugar a ITU son muy variados, entre ellos tenemos: bacterias, hongos y levaduras, virus y parásitos.

La mayoría de las infecciones no complicadas están producidas por un solo microorganismo. La etiología polimicrobiana es rara en las infecciones primarias, pero no en infecciones crónicas, en pacientes hospitalizados o intervenidos quirúrgicamente por problemas urológicos, así como parapléjicos y portadores de sonda urinaria.

  • Las bacterias son responsables de la mayor parte de las ITU.
  • Cerca del 90% de las infecciones se deben a bacilos gramnegativos de la familia Enterobacteriaceae, y se originan por vía ascendente a partir de la uretra colonizada por la flora fecal del tubo digestivo.
  • Escherichia coli es la implicada con mayor frecuencia, y la principal responsable de las pielonefritis y cistitis.

Su incidencia nosocomial se ve disminuida a expensas de otros microorganismos oportunistas: Proteus, Serratia o Pseudomonas, cuya acción patógena está favorecida por la presencia de enfermedades debilitantes, antibioterapia e inmunosupresión, así como por maniobras quirúrgicas.

La existencia de factores de colonización en Escherichia coli, como los pili o fimbrias, le permiten una mayor adherencia y rápida invasión de las vías urinarias. El género Proteus es, después de Escherichia coli, el que se encuentra en mayor proporción en las ITU. Suelen producir infecciones en lugares que han sido previamente colonizados por otros microorganismos, y sobre todo, en el tracto urinario superior, en pacientes con infección aguda.

Factores tales como la producción de ureasa, la motilidad y la presencia de fimbrias favorecen su asentamiento. Todas las especies de Proteus y otros patógenos urinarios urealíticos favorecen la formación de cálculos, dentro de los cuales pueden sobrevivir protegidos de los antimicrobianos, produciendo una reinfección posteriormente.

  • Así, se establece un círculo cerrado: infección-litiasis-infección.
  • Lebsiella, Enterobacter y Serratia se encuentran en infecciones de pacientes hospitalizados, con frecuencia, causando pielonefritis aguda.
  • Las infecciones nosocomiales por Serratia constituyen un claro ejemplo de infección cruzada.
  • Los pacientes inmunocomprometidos y sometidos a maniobras agresivas están predispuestos a contraer infecciones del tracto urinario por Pseudomonas,

Entre los cocos grampositivos son los estafilococos coagulasa-negativa (S. epidermidis) los principales causantes de ITU, sobre todo en pacientes hospitalizados con factores de riesgo.S. saprophyticus y S. agalactiae inciden en mujeres sexualmente activas y no hospitalizadas.S.

aureus puede invadir el riñón por vía hematógena, originando abscesos intrarrenales o perinefríticos.E. faecalis afecta a pacientes con uropatías, dando lugar a infecciones graves. Otros microorganismos como Neisseria gonorrhoeae, Mycobacterium tuberculosis, Gardnerella vaginalis, Corynebacterium urealyticum, Micoplasma hominis o Ureaplasma urealyticum, se aíslan en escasas ocasiones y en situaciones muy específicas.

Las ITU producidas por hongos se asocian a tratamiento con antibióticos, inmunodepresión y sondaje permanente. Son causadas sobre todo por especies de levaduras, siendo Candida albicans la especie de mayor incidencia, especialmente en mujeres. La etiología viral es poco frecuente y suele aparecer, sobre todo, en la infancia, como es el caso de la cistitis por Adenovirus,

  • La participación de organismos parásitos se limita al género Schistosoma,
  • Diagnóstico microbiológico Las ITU se diagnostican fundamentalmente por la sintomatología, la presencia de leucocitos y de bacterias en el tracto urinario y por el cultivo microbiológico de la orina.
  • Los síntomas clínicos pueden inducirnos a sospechar la presencia de una infección, al igual que la información suministrada por el análisis microscópico del sedimento urinario, pero esta sospecha debe ser confirmada mediante demostración del agente etiológico.
You might be interested:  Que Significa Kyc En Facebook

La presencia de microorganismos en la orina, no siempre es identificativa de infección, ya que depende del número de microorganismos y de la especie de la que se trate. La infección o bacteriuria significativa se asocia, en principio, a cifras de 100.000 o más bacterias por mililitro de orina, siempre que pertenezcan al grupo de las potencialmente patógenas.

Una orina normal puede contener algunas bacterias, pero nunca en una cantidad superior a 10.000 UFC/ml. Toma de muestras Las condiciones de obtención de la orina desempeñan un papel muy importante en la fiabilidad de los resultados del análisis microbiológico, puesto que la flora saprofita de la zona terminal de la uretra y de los genitales externos puede contaminar la orina en el momento de la emisión.

Los procedimientos de recogida de orina están encaminados a evitar la contaminación de origen extraurinario. * Micción directa o espontánea, Se prefiere recoger la orina recién emitida, siendo la parte media de la micción matinal la más representativa del estado de las vías urinarias.

La primera parte de la micción se desecha, porque contiene la flora de la parte distal de la uretra, y la parte final también por su escaso contenido en microorganismos. Normalmente, se recogen unos 10-15 ml de orina de la parte media de la micción en un frasco estéril. La recogida la efectúa el propio paciente, que debe efectuar una buena limpieza de sus genitales con agua y jabón.

En el momento de la micción, los varones deben de retraer el prepucio y las mujeres separar los labios para evitar contaminaciones externas. * Cateterismo o sondaje vesical, El cateterismo vesical es adecuado para recoger la orina en buenas condiciones, pero conlleva el peligro de sobreinfección de las vías altas y producción de microtraumatismos que pueden llevar a complicaciones.

En el varón debe evitarse, porque existe mayor posibilidad de sobreinfección. Se suele recurrir al sondaje cuando existe imposibilidad de obtener buenos resultados por los métodos directos. En pacientes con sonda permanente, la orina se toma por punción aséptica de la sonda, nunca de la bolsa de recogida conectada a la sonda.

* Bolsa colectora, La orina de los lactantes se recoge en una bolsa de plástico estéril dispuesta para tal fin, que se acopla directamente a los genitales, tras un lavado de éstos y de la zona anal. En el caso de que la micción no se produzca dentro de los 30 min siguientes, debe de sustituirse la bolsa después de un nuevo lavado para evitar el sobrecrecimiento de la flora cutánea.

La recogida se puede facilitar estimulando la micción mediante la ingestión de líquidos. Es conveniente comprobar en la muestra de orina la ausencia de restos fecales. * Punción o aspiración suprapúbica, Cuando la recogida de la orina presenta cierta dificultad, sobre todo en lactantes, puede realizarse una punción vesical.

Se punciona directamente, después del aseo, la antisepsia y la anestesia local. La punción está contraindicada en pacientes con problemas de hemostasia. * Recogidas especiales, Cuando se quiere descartar Mycobaterium tuberculosis, se recoge la primera orina de la mañana completa, después de una retención de 12 h, o bien la totalidad de la orina emitida durante las 24 h, con inicio de la primera orina de la mañana, que aumenta la probabilidad de detectar la presencia de bacilos.

  1. Transporte de la orina,
  2. Una vez obtenida la muestra de orina, debe transportarse con rapidez al laboratorio y ser cultivada antes de una hora de haber sido emitida.
  3. En caso de imposibilidad, ha de mantenerse refrigerada a 4 ºC, para evitar el sobrecrecimiento bacteriano, pues la orina actúa como medio de cultivo.

La refrigeración no debe ser superior a 12 h, pues el aumento de tiempo va a modificar las condiciones físicas y químicas de la muestra y va a influir sobre la calidad de la flora existente. Si no puede garantizarse la idoneidad del transporte, se puede añadir a la orina un conservante, como el ácido bórico al 2% o el sistema comercial bórico-formiato que evita la multiplicación de las bacteriurias sin afectar a su capacidad de crecimiento.

Examen de la orina La orina es generalmente clara. Una turbidez aparente puede ser debido a una infección, pero también puede deberse a la presencia de cristales o sales amorfas (fosfatos, uratos). El pH de la orina suele ser ácido. La alcalinidad puede indicar una infección, o bien puede ser consecuencia de la alimentación.

El olor pútrido de la orina puede orientarnos sobre la instauración de un proceso infeccioso. El examen microscópico del sedimento urinario nos permite apreciar la citología de la orina, es decir, la presencia de hematíes, leucocitos, células epiteliales y la presencia de cristales, sales amorfas, cilindros y bacterias.

  • Una orina normal contiene escasos leucocitos y hematíes, no más de tres de cada uno de estos elementos por campo óptico de 400 aumentos.
  • La visualización de hematíes, leucocitos y cilindros, en un número significativo constituye un hallazgo patológico.
  • La leucocituria es un dato útil para confirmar la sospecha de infección.

La mayoría de las infecciones de las vías urinarias se acompañan con más de 10 leucocitos por campo, pero la correlación de su presencia con la invasión microbiana, es sólo aproximada y representa un índice menos sensible que la cuantificación de la bacteriuria.

  • Puede existir bacteriuria importante sin leucocituria, como normalmente sucede en el comienzo de las infecciones urinarias leves de vías bajas muy localizadas.
  • Se han utilizado distintos métodos, además de examen microscópico del sedimento urinario, para la detección de bacteriuria, pero todos tienen cierta falta de sensibilidad y especificidad.

Los procedimientos bioquímicos rápidos, tales como la reducción de nitratos, reducción de trifeniltetrazolio, producción de catalasa, ausencia de glucosa y otros, van a tener bastantes limitaciones como presuntivos de infección, aunque pueden ser utilizados para el cribado de las muestras urinarias antes de proceder a su cultivo.

  • La detección de estearasa leucocitaria y la tinción de orina sin centrifugar parecen ser de gran utilidad para determinar una posible bacteriuria.
  • Los sistemas automatizados que detectan los microorganismos por espectrofotometría poseen una buena sensibilidad y especificidad, pero son lentos y obligan a conservar las muestras refrigeradas durante un tiempo, lo que no supone ninguna ventaja.

El grado de localización de la infección en el tracto urinario se puede investigar mediante la detección de inmunofluorescencia directa de los anticuerpos ligados a las bacterias del sedimento urinario. Su positividad se corresponde con una infección del parénquima renal, ya que la liberación de anticuerpos sólo ocurre cuando éste está afectado.

  • Urocultivo Es imprescindible para distinguir entre una contaminación accidental y una bacteriuria significativa.
  • Se realiza teniendo en cuenta la información obtenida mediante el examen microscópico del sedimento urinario y la orientación de una tinción de Gram de una gota de orina sin centrifugar.
  • Se suelen emplear medios de cultivo adecuados para el crecimiento de la mayoría de los microorganismos patógenos del tracto urinario, tales como agar sangre o agar chocolate para la evaluación de la flora en general y un medio selectivo lactosado (agar de Mac Conkey) para la diferenciación de enterobacterias y otros bacilos gramnegativos.

Muy utilizado es el medio de agar CLED en el que crecen de manera diferencial casi todos los patógenos urinarios comunes. Si se sospecha la implicación de microorganismos especiales, hay que disponer de medios de cultivos definidos como agar chocolate o agar de Thayer-Martin para Neisseria gonorrhoeae, medio de Lowenstein-Jensen para Mycobacterium tuberculosis, agar de Sabouraud con cloranfenicol para levaduras, agar sangre incubado en condiciones de anaerobiosis para los microorganismos anaerobios estrictos.

  1. Se recomienda el uso mínimo de 2 placas: una de agar chocolate para estimar cuantitativamente la bateriuria mediante el recuento de colonias y otra de agar CLED para aislamiento y diferenciación.
  2. La placa de agar chocolate se inocula masivamente a partir de un volumen de orina constante, y la de agar CLED por estriación con el fin de obtener colonias aisladas.

Para el recuento se suele utilizar un asa calibrada de 0,001 ml o 0,010 ml, o se parte de diluciones de la orina en solución salina estéril, que se inoculan a razón de 0,1 ml por placa. Las placas inoculadas se incuban a 35-37 ºC durante 18-24 h antes de proceder al recuento de las colonias.

  • Identificación de los patógenos urinarios y antibiograma Una vez valorados como patógenos, los microorganismos deben identificarse para relacionar su presencia con la situación clínica de cada paciente.
  • Los métodos de identificación se van a aplicar de acuerdo con las características de crecimiento y la orientación de la tinción de Gram de las colonias.

En todos los urocultivos con bacteriuria significativa debe realizarse el antibiograma, con el fin de determinar las cepas resistentes y aplicar una terapia adecuada. Tratamiento El tratamiento de las ITU se basa en dos pilares fundamentales: la instrucción adecuada del paciente y la vigilancia bacteriológica.

Aparte de prescribir antimicrobianos, debe informarse sobre los métodos para potenciar las defensas vesicales, como son: el aumento de la ingestión de líquidos para incrementar la diuresis y frecuencia de la micción. La finalidad principal del tratamiento es erradicar el microorganismo de la totalidad del tracto urinario.

El tratamiento se realiza de la siguiente manera: * Se prefieren los antibióticos bactericidas a los bacteriostáticos. * No deben asociarse antibióticos bactericidas y bacteriostáticos. * Deben elegirse los antimicrobianos de mayor eliminación urinaria en estado activo.

Se debe ajustar bien la dosis y duración del tratamiento, según el cuadro clínico. * Hay que tener precaución con los antibióticos nefrotóxicos, sobre todo, en caso de insuficiencia renal. En estos casos deberá de ajustarse la dosis mediante el aclaramiento de creatinina. * Se utilizan mejor los de espectros de acción limitada para modificar al mínimo la flora del paciente.

* El antibiótico no debe favorecer la selección de resistencias. * Se aconseja la vía oral. Una vez realizado el tratamiento y transcurridas 48 h, se aconseja llevar a cabo un cultivo control para detectar infecciones recidivantes por fallo terapéutico.

En la tabla 1, se ponen de manifiesto los antibióticos de primera y de segunda elección, en función de los microorganismos aislados en la orina del paciente. Bibliografía general Dalet F, Del Río G. Infecciones urinarias. Barcelona: Pulso, 1987. García Martos P, Díaz J, Agudo E. El laboratorio en el diagnóstico de las infecciones del tracto urinario.

Medicina Integral 1990;15:155-63. Menéndez Fernández JM, Galego P. Las infecciones urinarias del adulto en el medio extrahospitalario. Medicina Integral 1988;12:418-25. Romero R, Caralps A. Infección urinaria. Barcelona: Doyma, 1985.

¿Cómo leer un examen de orina para saber si hay infección?

Examen visual – Un técnico de laboratorio analiza el aspecto de la orina. La orina suele ser trasparente. La turbidez o el olor anormal pueden indicar un problema, como una infección. La proteína en la orina puede hacerla parecer espumosa. La presencia de sangre en la orina puede hacer que se vea rojiza o amarronada.

¿Cómo debe salir un examen de urocultivo normal?

Si en el examen de laboratorio por urocultivo existe la indicación ‘proliferación normal’, esto quiere decir que no se observa en la muestra ningún crecimiento de colonias bacterianas en la orina. Esto quiere decir que sus resultados son normales y no requiere de tratamiento.

¿Qué enfermedades se diagnóstica con un examen de orina?

ARTÍCULOS DE ESTUDIANTES Importancia del examen general de orina, en el diagnóstico preliminar de patologías de vías urinarias renales y sistémicas, en mujeres aparentemente sanas Importance of the general examination of urine, in the preliminary diagnosis of pathologies of renal and systemic urinary routes, in apparently healthy women Arispe Quispe, Melany S.1 Callizaya Laura, Marianela K.1 Laura Yana, Adriana A.1 Mendoza Mendoza, Milena Z.1 Mixto Cano, Jhoseline L.1 Valdez Baltazar, Brenda D.1 Mendoza Ocampo, Eliza 2 Magariños Loredo, Walter 2 Torrico Arzady, Bernardo 2 1 Estudiantes de la FCFB, Carrera de Bioquímica.2 Docentes de la FCFB, Cátedra Anatomía y Fisiología.

  1. Fecha de recepción: 13 de marzo de 2019, Fecha de aceptación: 10 de mayo de 2019 Resumen El examen general de orina (EGO) es una examen de rutina, rápido, de bajo costo y fácil acceso en los servicios de salud para la población.
  2. Además proporciona información importante para el diagnóstico de diversas enfermedades como infecciones del tracto urinario, diabetes y enfermedades renales.
You might be interested:  Que Significa Personas Morales En El Sat

Este examen comprende de: el examen físico, el examen químico y el análisis microscópico del sedimento urinario. Se realizó un estudio descriptivo, de corte trasversal en el cual se procesaron 302 muestras de orina provenientes de mujeres aparentemente sanas de primer año de la Facultad de Ciencias Farmacéuticas y Bioquímicas (FCFB) y su entorno familiar, además no se incluyó mujeres embarazadas y aquellas que cursaban su ciclo menstrual.

  1. El objetivo del estudio fue que los estudiantes de primer año de la Facultad de Ciencias Farmacéuticas y Bioquímicas (FCFB) realicen correctamente el EGO analizar los resultados obtenidos, para relievar la importancia de este examen de laboratorio, en el diagnostico de algunas enfermedades.
  2. Los resultados del EGO mostraron en algunas muestras, alteraciones en parámetros como: El aspecto, nitritos positivos, cantidad de bacterias y leucocitos, los cuales se ven asociados a infecciones del tracto urinario.

Así también la presencia de glucosa en orina nos hace sospechar de diabetes. En ambos casos se recomendó a las participantes acudir a su médico, confirmar la sospecha con exámenes específicos y realizar el tratamiento adecuado. Por lo tanto el estudiante debe estar consciente de la importancia de realizar correctamente el EGO ya que los resultados del mismo ayudan al diagnóstico de algunas enfermedades.

Palabras clave: Examen General de Orina, género femenino, infecciones del tracto urinario Abstract The general urine test (EGO) is a routine test, fast, low cost and easy access in health services for the population. It also provides important information for the diagnosis of various diseases such as urinary tract infec-tions, diabetes and kidney diseases.

This test includes: physical examination, chemical examination and microscopic analysis of the urinary sediment. A descriptive, cross-sectional study was conducted in which 302 urine samples from apparently healthy first-year women of the Faculty of Pharmaceutical and Biochemi-cal Sciences (FCFB) and their family envi-ronment were processed, in addition to af-fected women who were not included.

  1. They were in their menstrual cycle.
  2. The objec-tive of the study was that first-year students of the Faculty of Pharmaceutical and Bio-chemical Sciences (FCFB) correctly perform the EGO to analyze the detected results, to highlight the importance of this laboratory test, in the diagnosis of some diseases.

The results of the EGO detected in some samples, alterations in parameters such as: The appearance, positive nitrites, quantity of bacteria and leukocytes, which are asso-ciated with urinary tract infections. So also the presence of glucose in urine makes us suspect diabetes.

In both cases, participants were advised to go to their doctor, confirm the suspicion with specific tests and perform the appropriate treatment. Therefore, the student must be aware of the importance of correctly performing the EGO and the results of the same help the diagnosis of some diseases. Keywords: General urine test, female gender, urinary tract infections INTRODUCCIÓN El examen general de orina (EGO), es uno de los análisis de laboratorio más importantes, es considerado como un examen de rutina porque el médico lo solicita con mucha frecuencia pues brinda información general del estado de salud del paciente.

La orina se ha descrito como una biopsia líquida, obtenida de forma indolora, y para muchos la mejor herramienta de diagnóstico no invasiva de las que dispone el médico. Este examen ya era realizado, en Babilonia, aproximadamente 6000 años atrás, Hipócrates desarrolló un método de mucha utilidad denominado uroscopia, que consistía en la observación macroscópica de la muestra, las instrucciones para el examen de orina pueden encontrarse en el Corpus Hippocraticum, una recopilación de textos médicos redactados por diversos autores de la Escuela de Hipócrates.

El EGO apoya al diagnóstico y seguimiento terapéutico de enfermedades renales y otras como la diabetes, enfermedades hepáticas y otras autoinmunes. En el EGO se evalúa el aspecto físico-químico y el microscópico. El examen físico-químico evalúa las propiedades organolépticas y mediante tiras reactivas examinamos: la densidad, pH, glucosa, proteínas, bilirrubina, urobilinógeno, hemoglobina, cuerpos cetónicos y nitritos.

El examen microscópico del sedi mento urinario, evalúa la presencia o ausencia de células, bacterias y cristales. Los parámetros físico-químicos y microscópicos pueden orientar al diagnóstico de muchas patologías como la infección urinaria, enfermedad renal, diabetes.

La fase pre analítica es importante en todo estudio de laboratorio, porque en esta fase puede originarse un gran porcentaje de errores por la incorrecta recolección de muestra, identificación incorrecta, contaminación, tiempo excesivo de transporte de la muestra al laboratorio. La fase analítica, requiere que el procesamiento de muestras sea correctamente realizado, es por ello que el Bioquímico debe estar capacitado para el análisis de la muestra y su interpretación.

Este trabajo se realizó para que los estudiantes de primer año de la Facultad conozcan y se familiaricen con el examen general de orina y además valoren la importancia de los datos que puede aportar al diagnóstico de una enfermedad. Para elevar el número de muestras examinadas, los estudiantes procesaron sus propias muestras y de su entorno familiar.

  1. Se procesaron un total de 302 muestras y los resultados obtenidos se analizaron para observar la importancia de este examen rutinario, en la posible presencia de algunas enfermedades en una población aparentemente sana.
  2. Se encontró en un porcentaje relativamente significativo alteraciones que sugieren enfermedades como infecciones del tracto urinario y diabetes.

MATERIALES Y MÉTODOS Se realizó un estudio analítico, descriptivo, de corte trasversal El estudio se realizó en el laboratorio de Anatomía y Fisiología de la Facultad de Ciencias Farmacéuticas y Bioquímicas (FCFB) en el mes de octubre de la gestión 2017, donde se procesaron 302 muestras de orina provenientes de personas aparentemente sanas de género femenino de estudiantes de primer año de la FCFB y de su entorno familiar.

  • Se prefirió hacer el estudio en mujeres debido a que este género presenta infecciones del tracto urinario (ITU) con mayor frecuencia.
  • Fueron excluidas del la investigación, muestras de mujeres con antecedentes de insuficiencia renal o que cursaban su ciclo menstrual.
  • El estudio no incluyó a mujeres embarazadas, porque ninguna participante estaba en estado de gestación.

Una vez aceptada las muestras, se le asignó un código para mantener la confidencialidad de los resultados obtenidos y luego las muestras fueron inmediatamente procesadas. Todos los estudiantes de primer año de la FCFB fueron capacitados en todos los aspectos de la realización del examen de orina.

  • Todas las participantes firmaron el consentimiento informado respectivo y llenaron un cuestionario de antecedentes.
  • Se verificó que las muestras remitidas utilicen envases adecuados (frascos para examen de orina que se expenden en farmacias), que no estén contaminadas por materiales extraños, que estén debidamente identificadas y acompañadas por la planilla de consentimiento informado firmada y la hoja de antecedentes personales.

El examen de cada muestra consistió en: examen físico, examen químico y el análisis microscópico del sedimento urinario. En el examen físico se midió el volumen, se observó el color y el aspecto. Para el análisis químico se utilizaron tiras reactivas para uroanálisis de DIALAB.

Los parámetros que se midieron fueron: glucosa, bilirrubina, ceto-nas, densidad, hemoglobina, pH, proteínas, urobilinógeno y nitritos Para el análisis microscópico del sedimento, la muestra se centrifugó a 2500 rpm durante 10 minutos, se tomó un volumen de 25 uL del sedimento y se llevo a observación en el microscopio óptico, buscando la presencia de: eritrocitos, leucocitos, células epiteliales, cilindros, bacterias, cristales, levaduras y filamentos de mucina.

Los datos obtenidos se reportaron en una hoja de resultados por cada muestra. Todos los reportes fueron remitidos a cada participante del estudio, en el caso de detectarse anormalidades se recomendó que se acudan a consulta con su médico y se realicen exámenes más específicos Los datos de los resultados obtenidos, se procesaron en el programa estadístico SPSSv22. El grupo etario más frecuente fue de 18 a 27 años con un 51 % (153), de 28 a 37 años con 16% (48), de 38 a 47 años con 22% (65), de 48 a 57 años con 8% (25) y de 58 a 72 años con 4% (11). En el examen físico se reportaron 21,9% de aspecto turbio (66) y 13,9 % (42) con aspecto opalescente. En la determinación de la presencia de glucosa el 0,7% (2) se reportó cuatro cruces que estiman una concentración de 2000 mg/dl, el 1,0 % (3) reportaron tres cruces que equivalen a 1000 mg/dl y el 0,3 % (1) reportaron dos cruces que equivalen a 500 mg/dl.

  • Con respecto a los nitritos, el 8,3 % (25) reportaron un resultado positivo y un 91,7 % (277) de las muestras de orina fue negativo.
  • En el examen microscópico del sedimento urinario, el 1,3 % (4) reportaron de 50 a 100 leucocitos por campo y el 3,6 % (11) reportó de 25 a 50 por campo.
  • Con respecto a la cantidad de bacterias, el 14,6 % (44) reportó abundante cantidad de bacterias, un 23,8 % (72) obtuvieron moderada cantidad.

También se evidencio en un 1,3% (4) de 0 a 2 levaduras por campo y un 0,3% (1) reportó de 2 a 5 levaduras por campo. DISCUSIÓN Se estudiaron un total de 302 muestras de orina, provenientes de mujeres universitarias del primer año de la Facultad de Ciencias Farmacéuticas y Bioquímicas y su entorno familiar femenino mayores de 18 años de estos, el grupo etario más frecuente fue de 18 a 27 años con un 51 % (153). En el examen físico se reportó que un 3,6 % (11) de las muestras de orina presenta color ámbar; de acuerdo con la literatura, esto se considera normal ya que, el color de la orina está determinado por su concentración y puede oscilar entre un amarillo pálido a un ámbar obscuro. Sin embargo, se debe de tomar atención a diversos factores que pueden alterar el color normal de la orina, como medicamentos y la dieta, así también diversas patologías (Cam-puzano &Arbeláez, 2007); Se reportaron13,9 % (42) de aspecto opalescente y muestras de aspecto turbio 21,9% (66). Usualmente el aspecto de la orina normal es transparente o límpido pero puede variar hasta observarse turbia debido a la precipitación de partículas de fosfato amorfo en orinas alcalinas o de urato amorfo en orinas ácidas, el factor relacionado con la turbidez de la orina, es por la presencia de leucocitos, células epiteliales y bacterias. (Cam-puzano &Arbeláez, 2006), con respecto al pH el valor normal en la orina es de 4,6 a 8,0; pero usualmente éste se encuentra alrededor de 5,5 a 6,5. En el estudio se reportó que el 74,17% (224) con pH 7. El pH de la orina también es de utilidad en el diagnóstico y manejo de la ITU y cálculos del tracto urinario. La orina alcalina en un paciente con ITU sugiere la presencia de un organismo que degrada la urea, la cual puede estar asociada con cristales de fosfato de amonio y magnesio que pueden formar cálculos. Los valores de pH reiteradamente alcalinos evidencian una infección del tracto urogenital (Muñoz & Zorro-Guio, 2009), a pesar de la disminución de la sobrevida de los leucocitos. En cuanto a la glucosa el 0,7% (2) de muestras de orina reportaron cuatro cruces que estiman una concentración de 2000 mg/dL, 1,0 % (3) reportaron tres cruces que equivalen a 1000 mg/dL y 0,3% (1) reportaron dos cruces que equivalen a 500 mg/dL; este parámetro se relaciona directamente con el nivel de glucemia, la velocidad de filtración glomerular y del grado de reabsorción tubular, los valores de referencia indican que se considera negativo (< 30 mg/dL). Normalmente la glucosa es filtrada por el glomérulo, pero ésta es reabsorbida casi completamente en el túbulo proximal. La glucosuria ocurre cuando la carga de glucosa filtrada excede la capacidad de reabsorción del túbulo, es decir de 160 a 180 mg/dL de concentración de glucosa sanguínea, entre las causas de glucosuria encontramos la más común que es la diabetes mellitus, enfermedades pancreáticas, cabe resaltar que el hecho de que no se evidencie glucosa en la orina no excluye el diagnostico de diabetes mellitus (Campuzano &Arbeláez, 2007). En el caso de proteinuria, el 0,3% (1) reportaron tres cruces que corresponde a 300 mg/dL, el 0,3% (1) dio dos cruces que equivale a 100 mg/dL, el 2,6% (8) reportaron una cruz que corresponde a 30 mg/dL, 7,3% (22) fue positivo para trazas. De acuerdo con diversas investigaciones, la proteinuria está asociada con el daño renal y también se considera como un factor de riesgo de la enfermedad cardiovascular; no obstante, la proteinuria puede ser transitoria vinculada a fiebre, deshidratación y ejercicio excesivo (Lazo, 2002, Si-merville, Maxted,&Pahira, 2005). Con respecto a los nitritos, el 8,3% reportaron resultado positivo. La prueba es muy específica pero poco sensible, por lo que un resultado positivo es útil, pero un resultado negativo no descarta una infección del tracto urinario (Campuzano &Arbeláez, 2007). La detección de nitrito es específica de la presencia de bacteriuria y en todos los casos debe ser confirmada por un cultivo (Pels RJ, 1989). Con respecto al examen microscópico del sedimento urinario en el 3,6% (11), se observó 25 a 50 leucocitos por campo y en 1,3% se reportó de 50 a 100 leucocitos por campo. La orina normalmente tiene algunos leucocitos (valores de referencia: 0 a 4 por campo). La mayoría de los leucocitos observados en la orina son polimorfonucleares (neutrófilos) que en la práctica no se diferencian. La presencia anormal de leucocitos en orina (leucocituria) indica la posibilidad de una infección urinaria pero no debe olvidarse que en el caso de las mujeres puede haber contaminación con flujo vaginal, en cuyo caso también se observan células epiteliales. Las leucociturias son importantes en enfermedades inflamatorias de las vías urinarias, como en la uretri-tis, la cistitis y la pielonefritis, particularmente en las formas agudas (Lagua-do,2001). En cuanto a los filamentos de mucina o moco, se observó en moderada cantidad un 11,9% y un 3,3% en abundante cantidad. El moco es un material proteico proveniente del tejido glandular genitourinario; su presencia está relacionada a procesos inflamatorios del tracto urinario bajo, genital o a contaminación (Cavagnaro, 2002). La presencia de moco en el paciente con alta sospecha de infección de las vías urinarias obliga a tomar una nueva muestra de orina con una mejor técnica de recolección. (Lozano, 2016) El 1,3% reportó 0 a 2 levaduras por campo y 0,3% reporto levaduras de 2 a 5 por campo. Un cambio en el medio ambiente vaginal, el pH o el balance hormonal en el huésped, puede ocasionar sobre crecimiento de las levaduras, resultando en ardor, comezón y malestar (Ciudad, 2007). El 14,6 % (44) reportó abundante cantidad de bacterias, un 23,8 % (72) obtuvieron moderada cantidad. En las mujeres, cinco o más bacterias por campo reflejan 100.000 o más unidades formadoras de colonias por mililitro, criterio de diagnóstico clásico de bacteriuria asintomática y muy compatible con una infección del tracto urinario (Campuzano &Arbeláez, 2007). CONCLUSIONES Luego de realizado el examen general de orina (EGO), se encontró que el 6,6 % (21) mujeres presentaron un numero de leucocitos mayor a 10 por campo, nitritos positivo, abundante cantidad de bacterias y aspecto turbio; datos que hacen sospechar que cursaban una infección del tracto urinario, aunque no presentaban sintomatología. También se encontró presencia de Glucosa en orina (Glucosuria) en 6 muestras examinadas algunas de hasta ++++, datos que hacen sospechar de diabetes En todos los casos de alteraciones encontradas y que pudieran estar revelando una patología aun oculta, se recomendó que acudieran a su médico, confirmen la sospecha con exámenes específicos y realicen el tratamiento adecuado. Por tanto, el estudiante de la facultad, debe estar consciente que aunque, el examen general de orina, es un examen rutinario aparentemente muy sencillo debe ser realizado con la mayor responsabilidad y cuidado, puesto que podría llevarnos al diagnóstico temprano de algunas enfermedades renales o sistémicas asintomáticas en personas aparentemente sanas y por supuesto muy importante en una persona enferma. REFERENCIAS Abirami, K., & Tiwan, S. (2001). Urinalysis in clinical practice.JIMACM, 2(1-2), 39-50. Alves, D. (2009). La exactitud del examen de orina simple para diagnosticar infecciones del tracto urinario en gestantes de bajo riesgo. RevLatinoamEnfermagem, 17,4. Campuzano, G., & Arbeláez, M. (2006). Uroanálisis: más que un examen de rutina. Med. Lab, 12(11 -12), 511 -550. Campuzano, G., & Arbeláez, M. (2007). El uroanálisis: Un gran aliado del médico. Rev.Med, 5-20. Cavagnaro, F. (2002). Análisis de orina. Chile, Santiago de Chile: Manual de Pediatría., Ciudad, A. (2007). Infecciones vaginales por cándida: Diagnóstico y Tratamiento. Per GinecolObstet, 53,159-166. Delgado, L., Rojas, M., & Carmona, M. (2011). Análisis de una muestra de orina por el laboratorio. Libros de laboratorio; Disponible en: http://goo.gl/9Pb7FP, Dielubanza, E.J., & Schaeffer, A.J. (2011). Urinary Tract Infections in Women.Me-dClinNAm, 95(1), 27-41. Fernández, D., Di Chiazza, S., Veyretou, F., González, L., & Romero, M. (2014). Análisis de orina: estandarización y control de calidad. Acta Bioquímica Clínica Latinoamericana, 213-221. Franco, A.V. (2005). Recurrent urinary tract infections.BaillièreClin Ob Gyn, 19(6), 739-861. Graff, S.L. (1987). Análisis de Orina, Atlas de Color. Buenos Aires: Medica Panamericana. Guevara, A.M. (2011). Infecciones urinarias adquiridas en la comunidad: epidemiología, resistencia a los antimicrobianos y opciones terapéuticas. Kasmera, 39(2), 87-97. Laguado, I. (2001). Uroanálisis. Medellín, Colombia: Universidad de Antioquia;, Laso, M.C. (2002). Interpretación del análisis de orina. Arch. Argent. Pediatr, 100(2), 179-83. Lema, E.V., &Slivka, K. (2013). Urinalysis. New York: Medscape;.Recuperado el 12 de Abril de 2018, de http://goo.gl/Sg-9c3U Liao, J.C., & Churchill, B.M. (2011). Pedia-tric urine testing.Pediatric.Clin.North Am., 48(6), 1425-40. López, J.A., Cuartas, M.C., Molina, O.L., Restrepo, A.C., Maya, C.Y., Jaramillo, S., y otros. (2005). Utilidad del citoquí-mico y la coloración del Gram en mues tras de orina en el diagnóstico de las infecciones urinarias en pacientes hospitalizados. Iatreia, 18(4), 377-84. López, J.J., Blázquez, C., & Domínguez, E. (2010). Alteraciones en el Examen General de Orina en los alumnos de nuevo ingreso de la Universidad Veracruzana. Med UV, 12-14. Lozano, C.J. (2016). Examen general de orina: una prueba útil en niños. Fac. Med, 1(1), 137-47. Martínez, V., & Santos, F. (2006).47. Martínez y Santos F. Protocolos de nefrolo-gía. Infección de vías urinarias en niños: Plan diagnóstico y terapéutico. "Rev. Bol. Ped ”.46:222-9.2006. Rev. Bol. Ped, 46, 222-9. Muñoz, L., & Zorro-Guio, D. (2009). Infección urinaria en pediatría. Repertmed Cir., 18(3), 182-7. Pels, R.J., Bor, D.H., Woolhandler, S., Him-melstein, D.U., & Lawrence, R.S. (1989). Dipstick urinalysis screening of asymptomatic adults for urinary tract disorders.II. Bacteriuria. Jama. Pemberthy, C., Gutiérrez, J., Arango, N., Monsalve, M., Giraldo, N., Gutiérrez, F., y otros. (2011). Aspectos clínicos y far-macoterapéuticos de la infección del tracto urinario. CES Med., 25(2), 135-52., Roberts, K.B. (2011.). Subcommittee on urinary tract infection and steering com-mittee on quality improvement and management. Urinary tract infection: clinical practice guideline for the diagnosis and management of the Initial UTI in Febrile Infants and children children 2 to 24. Pediatrics, 128(3), 595-610. Simerville, J.A., Maxted, W.C., &Pahira, J.J. (2005). Urinalysis: a comprehensive re-view. Am. Fam. Physician., 71(6), 1153-62. Stransinger S, D.L. (2010). Analisis de orina y los liquidos corporales. Buenos Aires: Panamericana. Tauler, M.C. (2013). Hematuria, proteinu-ria: actitud diagnóstica. Pediatr. Integral, 17(6), 412-21. Vázquez, O., Campos, T., Jiménez, R., Ahumada, H., Martínez, I., Almazán, G., y otros. (2001). Candidiasis renal en pacientes pediátricos. Mex. Patol. Clin, 48(1), 17-22

You might be interested:  Qué Significa A R N

¿Qué significa tener el pH 5 en orina?

Que Significa Bacterias Escasas En La Orina Preguntas y respuestas 15 junio 2021 Hola amiga, has hecho clic en una pregunta realmente interesante: ¿qué indica el pH de la orina? Voy a explicar brevemente lo que indica el pH de la orina y cómo puede ayudarte a reconocer la cistitis, El pH de la orina mide si nuestro organismo se encuentra en una situación de equilibrio o desequilibrio, gracias a una escala de valores que va desde el 0 hasta el número 14.

Si el pH de la orina es superior a 7, la orina suele considerarse alcalina y podría ser un signo de infecciones urinarias, como la cistitis, Si, por el contrario, el pH es bajo, por debajo del número 5, la orina se define como ácida y podría provocar la formación de cálculos renales o la inflamación de la vejiga,

En estos casos, te sugiero que acudas a tu médico y te hagas un urinocultivo : la prueba de orina que permite ver si tu vejiga está inflamada o cargada de bacterias. Por último, el pH de la orina es óptimo y neutro si no es inferior a 5 ni superior a 8. Si necesitas más consejos, estoy a tu disposición, Aquí para ti está Dimann, Un gran abrazo,

¿Cuál es el pH normal en la orina de una mujer?

Es un examen que mide el nivel de ácido en la orina. Después de que usted entrega la muestra de orina, esta se analiza de inmediato. El proveedor de atención médica utiliza una tira reactiva hecha con una almohadilla con escala cromática. El color en la tira reactiva le indica al proveedor el nivel de ácido en su orina.

Acetazolamida Cloruro de amonio Mandelato de metenaminaCitrato de potasio Bicarbonato de sodioDiuréticos tiazídicos

NO deje de tomar ningún medicamento antes de hablar con su proveedor. Consuma una alimentación equilibrada y normal durante varios días antes del examen. Tenga en cuenta que:

Una dieta rica en frutas, verduras o productos lácteos distintos al queso puede aumentar el pH de la orina.Una dieta rica en pescado, carne o queso puede disminuir el pH de la orina.

El examen implica únicamente la micción normal. No produce ninguna molestia. Su proveedor puede ordenar este examen para verificar si hay cambios en los niveles de acidez en la orina. Se puede realizar para ver si usted:

Está en riesgo de presentar cálculos renales, Se pueden formar diferentes tipos de cálculos según cuánta acidez tenga la orina.Tener una afección metabólica, como acidosis tubular renal.Necesita tomar ciertos medicamentos para tratar infecciones en las vías urinarias. Algunos medicamentos son más efectivos cuando la orina es ácida o no ácida (alcalina).

Los valores normales fluctúan entre 4.6 y 8.0 en el pH. Los ejemplos de arriba son mediciones comunes para los resultados de estos exámenes. Los rangos de los valores normales pueden variar ligeramente entre diferentes laboratorios. Algunos laboratorios utilizan diferentes mediciones o analizan muestras diferentes.

Riñones que no eliminan apropiadamente los ácidos (acidosis tubular renal)Insuficiencia renalBombeo del estómago (succión gástrica para extraer el líquido del estómago)Infección en el tracto urinarioVómitos

Un pH bajo en la orina puede deberse a:

Cetoacidosis diabéticaDiarreaDemasiado ácido en los líquidos corporales ( acidosis metabólica ), como la cetoacidosis diabética Inanición

Este examen no presenta ningún riesgo. Bushinsky DA. Kidney stones. In: Melmed S, Auchus RJ, Goldfine AB, Koenig RJ, Rosen CJ, eds. Williams Textbook of Endocrinology,14th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2020:chap 32. Fogazzi GB, Garigali G. Urinalysis. In: Feehally J, Floege J, Tonelli M, Johnson RJ, eds.

  • Comprehensive Clinical Nephrology,6th ed.
  • Philadelphia, PA: Elsevier; 2019:chap 4.
  • Hamm LL, DuBose TD.
  • Disorders of acid-bace balance.
  • In: Yu ASL, Chertow GM, Luyckx VA, Marsden PA, Skorecki K, Taal MW, eds.
  • Brenner and Rector’s The Kidney,11th ed.
  • Philadelphia, PA: Elsevier; 2020:chap 16.
  • Riley RS, McPherson RA.

Basic examination of urine. In: McPherson RA, Pincus MR, eds. Henry’s Clinical Diagnosis and Management by Laboratory Methods,24th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2022:chap 29. Versión en inglés revisada por: David C. Dugdale, III, MD, Professor of Medicine, Division of General Medicine, Department of Medicine, University of Washington School of Medicine.

¿Qué significa un pH de 5?

El pH se mide en una escala de 0 a 14. En esta escala, un valor pH de 7 es neutro, lo que significa que la sustancia o solución no es ácida ni alcalina. Un valor pH de menos de 7 significa que es más ácida, y un valor pH de más de 7 significa que es más alcalina.

¿Qué nivel de leucocitos es peligroso?

Los niveles adecuados de leucocitos en sangre – Los valores van a depender del sexo y de la edad. Por lo general, deben haber entre 4.500 y 11.000 leucocitos por microlitro de sangre en adultos. Una disminución de los glóbulos blancos, por debajo de los 4 mil por microlitro de sangre, baja las defensas y nos vuelve vulnerables a alergias, bacterias e infecciones.

¿Cuánto es lo normal que debemos de tener de leucocitos?

La cantidad normal de glóbulos blancos en la sangre es 4,500 a 11,000 GB por microlitro (de 4.5 a 11.0 × 10 9 /L).

¿Qué pasa cuando el pH de la orina está en 8?

Una orina se considera neutra, cuando tiene un valor de 7. Cuando hay un valor aproximado de 8, puede indicar la presencia de una infección bacteriana en las vías urinarias.

¿Qué significa 10.000 ufc ml?

Cuando el recuento de colonias es superior a 10 000 ufc/ml y hay más de dos especies de gérmenes indica contaminación de la muestra. Se considera bacteriuria asintomática cuando, en ausencia de síntomas, hay más de 10 000 ufc/ml de un microorganismo en cultivo puro en dos muestras diferentes.

Adblock
detector