Qué Significa La Palabra Radiante

Qué Significa La Palabra Radiante
2. adj. Que siente y manifiesta gozo o alegría grandes.3.

¿Radiante significa feliz?

Adjetivo radiante (FELIZ/HERMOSO) obviamente muy feliz, o muy hermosa : Esbozó una sonrisa radiante cuando escuchó la noticia.

¿Cómo se usa radiante en una oración?

Tenía un resplandor interior radiante. Lucía radiante en su boda.

¿Es radiante una palabra descriptiva?

El adjetivo radiante es útil para describir cualquier cosa que brilla con calor o luz. Cuando abres los ojos en una soleada mañana de verano y ves tus cortinas brillando con la luz del sol, puedes llamarlas radiantes.

¿Cómo describirías a alguien que está radiante?

Algunos sinónimos comunes de radiante son brillante, brillante, luminoso y lustroso.

¿Cuando un chico dice que estoy radiante?

¿Qué significa cuando alguien dice que tu piel está brillante? La mayoría de las personas hoy en día tomarían esto como un cumplido porque se cree que una piel brillante es una piel sana y bonita. Puede deberse a que ha estado haciendo mucho ejercicio al aire libre y está comiendo alimentos saludables y manteniéndose muy hidratado.

¿Qué significa cuando alguien te envía un mensaje de texto?

A menudo se usa sobre el texto, ‘Palabra’ es otra forma de decir ‘Está bien’ o ‘Genial’. Comunica que escuchaste a la otra persona o recibiste su mensaje de texto. ‘Iré más tarde’. ‘Palabra.’

¿Qué palabra es mejor para significar?

Hostil, grosero. adj. pobre; de o en circunstancias inferiores. sustantivo promedio.

¿Cómo se escribe radiante correctamente?

Radiante | Definición | Diccionario de la lengua española | RAE – ASALE. Del lat. radians, -antis, part. pres.

¿Cómo funciona la energía radiante?

¿Cómo funciona la energía radiante? La energía radiante se mueve de un lugar a otro en forma de ondas electromagnéticas o radiación electromagnética. En su nivel más elemental, las ondas electromagnéticas están formadas por fotones, que no tienen masa y se mueven a la velocidad de la luz.

¿Qué es ejemplos de energía radiante?

La energía radiante es la energía física resultante de la radiación electromagnética, generalmente observada cuando se irradia desde una fuente hacia el entorno circundante. Las fuentes de energía radiante incluyen todo el espectro de radiación electromagnética, incluidos los rayos gamma, los rayos X, las radiofrecuencias, las microondas, la luz y el calor.

¿La energía radiante es energía luminosa?

La energía radiante, también conocida como radiación electromagnética (EMR), es energía transmitida sin el movimiento de la masa. En términos prácticos, esta es la energía que se encuentra en las ondas electromagnéticas, también conocidas como luz.

¿Qué es lo mejor que puede tener una persona?

¿Cuáles son las cualidades de una persona? – Las cualidades de una persona son el elemento o carácter que la distinguen de los demás. Lo cierto es que la lista es infinita y sigue creciendo según la humanidad evoluciona y cambia. Algunas de las cualidades que una persona puede tener son la honestidad, la sensibilidad, la empatía, el valor, la sencillez o la humildad. Si te interesa el tema, te recomendamos la lectura de distintos libros que te hacen pensar y te ayudarán a descubrir el profundo mundo de las cualidades humanas, como el libro Una persona hermosa: Cualidades que tiene el ser humano, de Andrés Donato Castro.

    Honestidad. La honestidad es la cualidad que caracteriza a aquellas personas que siempre dicen la verdad, incluso en las situaciones más complicadas. Implica tanto decir la verdad como actuar conforme a ella, sin ocultar parte de la información ni intentar oscurecer la realidad. Autoexigencia. La autoexigencia es una cualidad positiva, siempre y cuando no la permitamos en exceso, en cuyo caso puede convertirse en una fuente de malestar personal. Es la cualidad que nos impulsa a exigirnos a nosotros mismos ser mejores cada día. Esperanza. El mundo no sería nada sin esperanza, y es que esta cualidad es la que nos permite confiar en el futuro, en que las cosas pueden mejorar cuando todo parece ir mal. Es por ello que se considera una virtud espiritual. Sensibilidad. La sensibilidad es también una cualidad que, si bien parece esencialmente positiva, puede convertirse en un martirio para quien la tiene si se lleva al extremo. Y es que esta es la cualidad que nos permite conectar con nuestras emociones y sentir ante las situaciones que se nos presentan en la vida, percibiéndolas desde la subjetividad. Sinceridad. Relacionada con la honestidad, la sinceridad es la capacidad de decir aquello que se piensa y se siente sin faltar a la verdad, pero sin la necesidad de lastimar a la persona con la que hablamos. Perfeccionismo. Una persona perfeccionista es aquella que quiere que todo salga perfecto. Si bien esta cualidad, bien administrada, puede ser positiva, puede convertirse en una enemiga de la productividad. Como suele decirse, lo perfecto es enemigo de lo bueno. Paciencia. La paciencia es la cualidad que nos permite esperar el tiempo que sea necesario para conseguir una respuesta o beneficio, sin que eso haga que el ánimo se vea afectado de forma negativa. Flexibilidad. Relacionada con la adaptabilidad, de la que hablaremos más adelante, la flexibilidad es la capacidad de adaptarse de forma rápida a distintas circunstancias. Competitividad. La competitividad es la cualidad que nos mueve a demostrar que somos los mejores en una u otra capacidad. Esto es bueno siempre y cuando nos motive a mejorar, pero no si nos hunde o nos causa problemas con los demás. Bondad. Esta es, probablemente, una de las cualidades más bonitas del ser humano, ya que es la que nos permite hacer el bien a los demás sin mirar el beneficio propio. Adaptabilidad. La adaptabilidad se relaciona con la capacidad de adaptarte a nuevas situaciones. El mundo está en contínuo cambio, por lo que es normal que la vida cambie y es importante saber adaptarnos rápido para seguir adelante. Empatía. La empatía es la cualidad que nos permite ponernos en el lugar del otro y percibir las emociones de los demás, lo que nos facilita mantener un diálogo respetuoso y saludable.

    Persistencia. Para conseguir cualquier cosa en la vida es importante ser persistentes, y seguir luchando por lo que deseamos hasta conseguirlos. La cualidad que define esta actitud es la persistencia. Generosidad. Relacionada con la bondad, la generosidad es la capacidad de dar a los demás, de compartir lo que tenemos con otros, sin mirar el beneficio propio.

    Es decir, de forma desinteresada. Elocuencia. Saber llegar a los demás es fundamental, en especial si desempeñas funciones que implican convencer y mover a los demás a través de las palabras. Por ello la oratoria es una cualidad muy importante, que va de la mano con la oratoria.

    Respeto. Gracias al respecto somos capaces de mantener una buena convivencia con otras personas, ya que esta cualidad es la que nos ayuda a escuchar y tomar decisiones teniendo en cuenta la dignidad y la vía de otras personas. Positividad. A veces las cosas se complican, y en esos momentos la positividad se convierte en una cualidad muy importante.

    Y es que esta cualidad permite ver siempre el lado provechoso de las cosas. Tolerancia. La tolerancia es la cualidad que nos permite respetar a otras personas que son distintas a nosotros, ya sea por sus creencias, opiniones, estilos de vida o costumbres. Atención. La atención o capacidad de concentración hace referencia a la posibilidad de mantener la mente atenta, estando centrados en algo puntual, sin distracciones.

    Templanza. Gracias a la templanza somos capaces de mantener el control de nuestros impulsos, pasiones e instintos que pueden llevarnos a situaciones de peligro o a hacer daño a los demás. Prudencia. La prudencia nos permite analizar a fondo una situación, fijándonos en las distintas posibilidades y riesgos, para así actuar de forma segura.

    Fidelidad. La fidelidad es la cualidad que nos lleva a construir una relación con otros individuos basándonos en la confianza mutua, la intimidad y el respeto. Introspección. A través de la introspección, una persona es capaz de analizar sus emociones y sus comportamientos de forma objetiva, lo que le permitirá determinar sus fortalezas y debilidades para poder mejorar.

    Seriedad. La seriedad es la cualidad que nos permite tomar las cosas con respeto, sin hacer uso del humor o de comportamientos poco apropiados en momentos inadecuados. Está relacionada con la responsabilidad y la profesionalidad. Afabilidad. Esta cualidad nos permite tratar a los demás con amabilidad y cordialidad, haciendo que los demás se sientan respetados y amados, lo que genera un efecto positivo en nuestra forma de relacionarnos con los demás.

    Determinación. Gracias a la determinación, una persona es capaz de fijarse un objetivo y trabajar en él de manera independiente, sin necesitar la aprobación de un grupo, y siendo coherente con sus propias creencias. Tranquilidad. La tranquilidad o la calma es la cualidad que permite mantener la serenidad cuando es necesario, para así tomar decisiones reposadas, evitando la impulsividad.

    • Compasión.
    • Esta cualidad nos permite compadecernos y perdonar a los demás por lo que hacen, poniéndonos en su lugar.
    • Está relacionada con la misericordia y la piedad.
    • Confianza.
    • La confianza puede practicarse tanto hacia uno mismo como hacia los demás, y es la cualidad que nos permite asumir que las acciones propias o de otra persona son correctas.

    Sencillez. La sencillez nos permite relacionarnos a los demás sin pretensiones, ya que nos hace valorar lo pequeño y lo simple. Liderazgo. El liderazgo es la cualidad necesaria para dirigir a un grupo y animarlos para que sean cada individuo que lo forma sea capaz de dar lo mejor de sí mismo. Discreción. Esta cualidad facilita la capacidad de guardar información delicada que puede comprometernos a nosotros mismos o a otras personas. Está relacionada con la prudencia. Humildad. La humildad consiste en ser capaces de aceptar nuestras fortalezas y capacidades sin necesidad de hacer alardes de ellas, siendo capaces también de identificar y reconocer nuestras debilidades y defectos.

    1. Solidaridad.
    2. La solidaridad, además de una cualidad, se considera un valor y una virtud.
    3. Está relacionada con la empatía, pero va un paso más allá.
    4. Consiste en ser capaces de ponernos en el lugar del otro y, además, comprometernos para ayudarlo.
    5. Inteligencia.
    6. La inteligencia es la capacidad de aprender, comprender y poner en práctica aquello que aprendemos desde una perspectiva intelectual y emocional, utilizando para ello mecanismos cognitivos.

    Responsabilidad. Gracias a la responsabilidad somos capaces de hacer frente a las obligaciones propias respondiendo con actos, palabras y omisiones, atendiendo siempre a las consecuencias. Asertividad. La asertividad es una cualidad que nos permite comunicarnos de forma cordial y respetuosa, escuchando lo que la otra persona tiene que decir e informando de nuestra opinión o nuestras necesidades sin emitir juicios sobre la otra persona. Proactividad. La proactividad nos permite tomar la iniciativa y desarrollar actividades y proyectos. Está relacionada con la creatividad y la capacidad de emprendimiento. Resiliencia. La resiliencia es la cualidad que nos permite adaptarnos a situaciones complicadas y superarlas de forma positiva, consiguiendo aprender algo de la dificultad que nos ayudará a manejar mejor los próximos eventos. Tenacidad. Gracias a la tenacidad somos capaces de alcanzar los objetivos propuestos a través de la constancia y el esmero. Carisma. Esta cualidad es fundamental para aquellas personas que necesitan, por cualquier razón, atraer a otras personas. Y es que quienes poseen carisma son capaces de “encantar” a otros por medio de la inteligencia, el sentido del humor, la amabilidad y otra serie de cualidades. Puntualidad. La puntualidad es la capacidad que nos permite analizar el tiempo y cumplir con los tiempos propuestos para llegar a la hora. Esta cualidad está relacionada con la disciplina, el orden y la responsabilidad. Valentía. La valentía es el impulso que nos hace capaces de actuar ante situaciones que producen miedo o abruman. Esta cualidad va asociada a la determinación, la fortaleza y la confianza. Diligencia. La diligencia es la cualidad que nos hace responder de forma rápida ante la necesidad de cumplir con un deber o de realizar una tarea. Se la relaciona con otras cualidades, como la eficacia, el orden, la disciplina o la eficiencia. Esmero. El esmero nos permite realizar tareas que son necesarias con dedicación y utilizando para ellas la concentración necesaria para obtener los mejores resultados. Prosocialidad. Con la prosocialidad podemos promover el bien común dentro de una comunidad o sociedad, invitando a todos a participar en ella. Esta cualidad se diferencia del liderazgo en que no pone al líder en el centro, sino que permite que la comunidad tome el protagonismo.

Cuál es el sinónimo de radiantemente?

Sinónimos de radiantemente En esta página encontrarás 39 sinónimos, antónimos y palabras relacionadas con radiantemente como: brillantemente, espléndidamente, deslumbrantemente, deslumbrantemente, deslumbrantemente y deslumbrantemente.

¿Cómo decirle a una chica que está radiante?

Dile que está radiante. En realidad, esto es muy parecido a llamarla atractiva, pero es de la manera más dulce y respetuosa imaginable. ‘ Hay algo en ti. ¡Realmente brillas! ‘No sé qué es exactamente, pero eres algo luminiscente’.

¿Cómo se puede decir feliz?

Feliz. Sinónimos: alegre, alfúfaro, contento, ledo.

¿Qué quiere decir ser feliz?

Estar contento, satisfecho, sereno, sentirse bien, equilibrado orgánicamente y respirar el aire con amplitud, disfrutando de una placidez gozosa. Spinoza decía que la felicidad consiste en que el hombre pueda conservar su ser. Sin embargo, esta tranquilidad benéfica y salud corporal no nos hacen completamente felices, porque percibimos que nada hemos hecho para serlo.

  1. ‘Entonces, la felicidad espontánea e inmerecida crea una desazón, una inquietud’.La lengua alemana establece una diferencia entre la felicidad sencilla humana (glücklchkeit) y la bienaventuranza (seligkeit), un sentimiento arrebatador que inunda de felicidad, endiosándonos.
  2. Pero este goce feliz corporal es un estado efímero que engendra una búsqueda de la felicidad misma.

Por ello, tenemos que abandonar el estado de bienhechora indiferencia y contentamiento plácido, y salir al encuentro de los otros seres y cosas del mundo. No podemos limitarnos a disfrutar de nuestros estados íntimos, por más gozosos que sean, porque la felicidad supone una lucha, el esfuerzo spinozista, la tentativa permanente de alcanzarla.

  • Para sentir realmente felicidad hay que conquistarla.
  • Sin duda, la vida feliz exige una atmósfera de calma y serenidad íntima.
  • Pero esta paz produce, a la larga, hastío de su monotonía, y nace la angustia de sentirse feliz, una de las desdichas más graves que sufren los hombres.
  • Por ello la inquietud peregrina, buscadora, ya es una dicha al obligamos a salir de nuestro yo cerrado en sí mismo.

Y pronto descubrimos que hay dos clases de felicidad: la que vivimos como un don y la que creamos con nuestra tensión esforzada, que nos obliga a prodigar nuestra atención. “El secreto de la felicidad es éste: que tus intereses sean lo más amplios posible y que tus reacciones hacia cosas y personas sean amistosas en vez de hostiles” (Bertrand Russell).

  • Entonces, si ser felices nos hace infelices, la congoja que crea se puede cambiar en un entusiasmo creciente por el mundo real.
  • Del yo ensimismado, dichoso, autosuficiente y autónomo, el Dios moral kantiano, salimos con exaltado contento a descubrir el ser que está ahí, para sentir la felicidad de entregarse olvidado de sí mismo.

Pero de este estado feliz surge otra contradicción: darse implica el sacrificio propio de toda ofrenda. En este sentido, decía Rilke: “El verdadero sentimiento amoroso es Opfer”, palabra que expresa donación y éxtravío peligroso en ella. De aquí, el introvertido dificilmente puede llegar a ser feliz, aunque a veces experimente satisfacción y equilibrio estático.

  1. Por el contrario, cuanto más se abra el hombre a los seres y a las cosas, mayores posibilidades tiene de sentir entusiasmo arrebatado que, en su trayectoria, puede llegar a la exaltación, verdadera felicidad que “sólo por un instante puede hacemos sentir dioses” (H81derlin).
  2. Pero es justo señalar lo peligroso de la exaltación, esa desesperada búsqueda de radiante felicidad que puede llevar a la desintegración fisica y a la ruina mental.

Hóiderlin vivió prodigiosos momentos de plenitud poética, que más tarde le sumieron en la locura; Van Gogh,de tanto perseguir el absoluto de sí mismo en el sol de mediodía, se cortó una oreja y ensombreció su vida feliz de artista y creador. Ante el temor a la disolución personal o a la desdicha de la mente enajenada, ¿diremos adiós al entusiasmo por la vida, para volver al estado de sentirnos pobremente felices? No, de ninguna manera.

Claro está, podemos adáptarnos a las circunstancias de nuestro entorno y permanecer contentos en ellas. Ortega y Gasset dice que cuando nuestro yo coincide con la realidad sentimos un bienestar que está más allá de todos los placeres particulares, una delicia tan amplia que no tiene figura, y es lo que denominamos felicidad.

Esta aceptación resignada a lo que es y circunscribe, este conformismo sutil, ¿puede hacernos realmente felices? En este sentido, en Verdad y poesía, Goethe ofrece el ejemplo de una existencia plena, mediante el disfrute de amores sucesivos que, sin desgarrarle por su brevedad y finitud, le proporcionan una felicidad intensa y, a la vez, serena.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir. Suscríbete aquí Ahora bien, si ser felices hace sentimos infelices, y la felicidad exaltada hunde en la tragedia, nos preguntamos: ¿existe realmente la felicidad o es solamente un sueño más del hombre? En la vida cotidiana podemos constatar que hay’muchos seres verdaderamente felices: buscaban un trabajo y lo en.contraron; habían soñado con una moza rubia alta y se casaron con ella; querían ser millonarios y amasaron una gran fortuna; sufrían una gravísima enfermedad y se duraron.

Estos seres son felices, porque la félicidad también puede ser lograr el objetivo propuesto o rehuir una desgracia que amenaza: “La tendencia constitutiva del hombre a la felicidad considerada así, en concreto, consiste nada más y nada menos que en la aspiración a salir de cada situación de la mejor manera posible, es decir, a la perfección de cada situación”, afirma el profesor Aránguren en su obra Étíca.

  • Pero si las situaciones felices o enojosas que describe son estados emotivos y fugaces de la felicidad, no su realidad defini.tiva, ¿es posible alcanzar la felicidad total y absoluta? Cada hombre experimenta una dicha diferente a la de su compañero de celda en la vida.
  • Para unos es serenidad espléndida, a través de la cual adquiere conciencia de ser; para otros es la renovación del entusiasmo, y para los más es vivir goces continuos sin arrebatamientos, al borde de un mar plácido.

Hemos podido observar que la felicidad es doble: fisica y espiritual, tensa e intensa, dulce y amarga, natural voluptuosa e, imaginativa creadora. Según Spinoza, es sentirse ser definitivamente y, al mismo tiempo, contemplación del Absoluto por el amor intelectual.

  1. Lo primero exige una lucha afanosa, y la segunda, una beatitud excelsa, una bienaventuranza divinizada.
  2. En consecuencia, es posible una felicidad asequible necesaria y otra ilusoria, fantasmagórica.
  3. Sin embargo, ambas formas de felicidad están unidas por la idea del Bien, del bienestar, de la esperanza de encontrar la dicha permanente.

Éste es el secreto de la verdadera felicidad y exige una realización progresiva e histórica del Bien, lo que significa que podremos ser felices si lo somos todos. La felicidad es el bienestar para nosotros, no tan sólo para algunos privilegiados por su situación de nacimiento o el azar.

¿Qué significa eres feliz?

¿Eres feliz? Qué Significa La Palabra Radiante ¿Eres feliz? ¡Menuda pregunta para arrancar el post de esta semana! ¿Verdad? Porque, cada persona es feliz a su manera y cada uno de nosotros encuentra la felicidad en diferentes lugares, cosas, personas ¿Qué significa ser feliz? Quizás esa sería la primera pregunta que deberíamos hacernos.

Puede significar estar en paz con lo que hacemos, con lo que sentimos sentirnos recompensados por nuestro trabajo, correspondidos por el amor que damos, orgullosos de nuestra vida, tranquilos con nuestra salud estoy casi seguro de que, si os preguntara a vosotros, la mayoría no haría referencia a los bienes materiales como condición para ser feliz.

Os voy a contar una historia que atribuyen al filósofo griego Sócrates sobre la felicidad. Dicen que se le veía continuamente paseando por el mercado principal de la ciudad de Atenas. Un día, uno de sus discípulos le preguntó:

“Maestro, hemos aprendido con usted que todo sabio lleva una vida simple. Pero usted no tiene ni siquiera un par de zapatos”. “Correcto”, respondió Sócrates.

El discípulo continuó:

“Sin embargo, todos los días lo vemos en el mercado principal, admirando las mercancías. ¿Podríamos juntar algún dinero para que pueda comprarse algo?” “Tengo todo lo que deseo -respondió Sócrates-, pero me encanta ir al mercado para descubrir que sigo siendo completamente feliz sin todo ese montón de cosas”.

Ser feliz sin necesitar un montón de cosas. ¡Qué actitud más maravillosa en este momento en el que el consumo parece ser la meta para alcanzar la Un objetivo que nos convierte en buscadores incansables de incentivos que nos lleven hacia la felicidad cuando muchas veces la felicidad es un rato entre amigos, un momento de descanso, un paseo, un abrazo o reencontrarte con alguien querido.

  • Para continuar con esta reflexión os invito a leer un relato que se cuenta a los niños, pero que nos va a ayudar a despertar en esa búsqueda constante de la felicidad en nuestra vida: “Había una vez un burrito que nunca estaba contento.
  • En pleno invierno le obligaban a permanecer en el establo y a comer paja seca e insípida.

Sólo pensaba en que llegara la primavera para poder comer la hierba fresca que crecía en el prado. Por fin llegó la esperada primavera y el burrito pudo disfrutar de la hierba, ya que su dueño comenzó a segarla y recolectarla para alimentar a sus animales.

  • Pero había un problema, el burrito era el encargado de cargar toda la hierba en su lomo, por lo que pronto se hartó de trabajar y sólo quería que llegase el verano.
  • Llegó el verano y lejos de mejorar su suerte, el burrito estaba aún más cansado ya que le tocó cargar con las mieses y los frutos de la cosecha hasta casa, sudando terriblemente y abrasando su piel con el sol.

De tal manera que contaba los días para la llegada del otoño, que esperaba que fuera más relajado. La llegada del otoño trajo mucho más trabajo para el Burrito, ya que, en esta época del año, tocaba recolectar la uva y otros muchos frutos del huerto, que tuvo que cargar sin descanso hasta su hogar.

Por eso, cuando por fin llegó el invierno, el burrito descubrió que era la mejor estación del año, puesto que no debía trabajar y podía comer y dormir tanto como quisiera, sin que nadie le molestara. Y, recordando lo tonto que había sido, se dio cuenta de que muchas veces ya tenemos la felicidad y ni siquiera nos damos cuenta”.

Y tú, ¿eres de las personas que se pasan la semana entera esperando a que llegue el fin de semana? ¿De esas personas que esperan a que llegue el verano, las vacaciones para ser feliz? Te animo a que te propongas disfrutar de todos los días, de cada hora, cada segundo que vivas tu vida de manera apasionada y al 100%.

Agradece cada día todo lo que tienes. Y no me refiero solo a un buen coche o a una cosa o ropa de lujo. Miremos en nuestro interior y vamos a darnos cuenta de lo ricos que somos. ¿Tienes salud? ¡Agradece! ¿Puedes ver, oír, hablar? ¡Agradece! ¿Puedes disfrutar de una familia que te quiere y a la que quieres? ¡Agradece! ¿Puedes saciar tu hambre, tu sed? ¡Agradece! Son solo unos ejemplos para que nos demos cuenta de todo lo que tenemos y que, en realidad, sería bueno que nos hiciera felices. Porque ¡no todo el mundo posee salud, comida, familia, amigos! Haz cada día algo que te haga feliz, que te gustededica un momento del día a esa actividad que tanta gratificación te produce. Leer, pasear, escuchar música, hacer deporte, cocinar, jugar con tus hijos No valen excusas de falta de tiempo porque el tiempo que dedicas a esa actividad está muy bien aprovechado ¡te lo aseguro! Busca disfrutar también con las obligaciones. Porque cuando nos lo proponemos también podemos disfrutar de ellas. El disfrutar cocinando con la familia, al hacer la compra, el cuidado de la familia: hijos, padres mayores la satisfacción del trabajo bien hecho nos puede hacer muy felices, ¿no os parece? Y el poner todas nuestras ganas, el dar el 100% en el trabajo o lo que tengamos que hacer nos hace terminar la jornada agotados, ¡pero felices, satisfechos! Al terminar el día haz un listado de esos momentos que te han provocado felicidadSi no los encuentras, proponte crearlos para el día siguiente. Busca tus momentos felices Si los has encontrado recuerda repetirlos el día siguiente ¡y mejorarlos! Y, por último, ¡deja de esperar para ser feliz! La vida es ahora. Y ahora, en este momento, puedes ser feliz porque tienes muchos motivos para serlo ¿Me los cuentas?

¿Te atreves a ser feliz cada día? ¿A crear momentos felices en tu día a día? : ¿Eres feliz?

¿Qué es feliz?

Felix, -īcis.1. adj. Que tiene felicidad.

Adblock
detector