Que Significa Proteinas En La Orina

Que Significa Proteinas En La Orina
La presencia de proteínas en la orina es señal de que los riñones podrían estar dañados. Conozca las causas y los síntomas de la presencia de proteínas en la orina, cómo se trata y los resultados de los análisis de orina. Cuando los riñones no funcionan como es debido, las proteínas pueden pasar por los filtros renales y acabar en la orina (es decir, el pis).

¿Qué significa si tienes proteínas en la orina?

¿Qué es la prueba de proteínas en la orina? – Una prueba de proteínas en la orina mide la cantidad de proteínas en la orina. Normalmente, hay muy poca proteína en la orina. Una mayor cantidad de proteína en la orina (proteinuria) puede significar que usted tiene un problema en los riñones.

Los riñones son órganos que filtran el exceso de agua y desechos en la sangre para producir orina. Las proteínas son moléculas grandes que son esenciales para que el cuerpo trabaje bien. Las proteínas se encuentran en todas las partes del cuerpo, incluyendo la sangre. Cuando los riñones limpian los desechos de la sangre, pequeños filtros previenen que moléculas de proteína grandes salgan del cuerpo por la orina.

Si hay un problema con los riñones, las proteínas pueden filtrarse en la orina. Niveles altos de proteína en la orina durante un periodo de tiempo puede ser el primer signo de enfermedad de los riñones u otra afección que ha dañado los filtros en los riñones.

¿Cómo bajar el nivel de proteína en la orina?

Tratamiento – El tratamiento del síndrome nefrótico comprende tratar cualquier afección médica que posiblemente sea la causa de este. El médico también puede recomendarte medicamentos y cambios en tu alimentación que te ayuden a controlar los signos y síntomas, o tratar complicaciones del síndrome nefrótico. Estos son algunos de los medicamentos:

Medicamentos para la presión arterial. Los medicamentos denominados inhibidores de la enzima convertidora de la angiotensina (ECA) reducen la presión arterial y también la cantidad de proteína que se libera en la orina. Los medicamentos de esta categoría incluyen el lisinopril (Prinivil, Qbrelis, Zestril), el benazepril (Lotensin), el captopril y el enalapril (Vasotec). Otro grupo de medicamentos que funciona de forma similar se denomina antagonistas del receptor de la angiotensina II y comprende losartán (Cozaar) y valsartán (Diovan). También pueden utilizarse otros medicamentos, como los inhibidores de la renina, aunque por lo general se utilizan primero los inhibidores de la ECA y los antagonistas del receptor de la angiotensina II, Diuréticos. Ayudan a controlar la hinchazón ya que aumentan la eliminación de líquido de los riñones. Los medicamentos diuréticos suelen incluir la furosemida (Lasix). Otros incluyen la espironolactona (Aldactone, Carospir) y las tiazidas, como la hidroclorotiazida o la metolazona (Zaroxolyn). Medicamentos para reducir el colesterol. Las estatinas ayudan a reducir los niveles de colesterol. Sin embargo, no está claro si los medicamentos para reducir el colesterol pueden mejorar los resultados de las personas con síndrome nefrótico, como evitar los ataques cardíacos o disminuir el riesgo de muerte prematura. Las estatinas incluyen la atorvastatina (Lipitor), la fluvastatina (Lescol XL), la lovastatina (Altoprev), la pravastatina (Pravachol), la rosuvastatina (Crestor, Ezallor) y la simvastatina (Zocor). Anticoagulantes. Estos se pueden recetar para disminuir la capacidad de coagulación de la sangre, especialmente si has tenido un coágulo sanguíneo. Entre los anticoagulantes se incluyen la heparina, la warfarina (Coumadin, Jantoven), el dabigatrán (Pradaxa), el apixabán (Eliquis) y el rivaroxabán (Xarelto). Medicamentos supresores del sistema inmunitario. Los medicamentos para controlar el sistema inmunitario, como los corticoides, pueden disminuir la inflamación que acompaña a algunas de las afecciones que pueden causar el síndrome nefrótico. Los medicamentos incluyen el rituximab (Rituxan), la ciclosporina y la ciclofosfamida.

¿Cuál es el nivel normal de proteínas en la orina?

Resultados normales Para una muestra de orina aleatoria, los valores normales son de 0 a 14 mg/dL. Para una muestra de orina de 24 horas, el valor normal es menor a 80 mg por 24 horas.

¿Cuánto es un exceso de proteínas?

Ingerir excesiva cantidad de proteína equivale a comer a diario más de 2 gramos por kilogramo de peso corporal.

¿Cómo afecta el estrés a los riñones?

Consiga maneras saludables de manejar el estrés y la depresión – El estrés a largo plazo puede elevar su presión arterial y su glucemia y llevar a la depresión. Algunas de las medidas que debe tomar para controlar su enfermedad de los riñones son también maneras saludables de manejar el estrés.

Por ejemplo: la actividad física y el sueño ayudan a reducir el estrés. Escuchar su música favorita, enfocarse en algo tranquilo y pacífico o meditar también lo puede ayudar. La depresión puede hacer más difícil controlar su enfermedad de los riñones Pida ayuda si se siente triste. Busque ayuda de un profesional de la salud mental.

Hablar con un grupo de apoyo, un miembro del clero, un amigo o un familiar que escuche sus sentimientos puede ayudar. : Control de la enfermedad de los riñones – NIDDK

¿Cómo interpretar los resultados de un examen de orina?

Tira reactiva y sedimento urinario – La orina puede ser recogida en cualquier momento del día y cuanto más fresca sea, más fiables son los resultados. Si no puede ser entregada inmediatamente, debe ser conservada bajo refrigeración. Para la primera prueba (tira reactiva), simplemente se sumerge la tira reactiva llamada Labstix ® en el recipiente de orina.

  1. Cada tira posee unos cuadraditos de colores compuestos por sustancias químicas que reaccionan con determinados elementos de la orina.
  2. Después de un minuto, se comparan los colores de los cuadraditos con una tabla de referencia que suele venir en el envase de las tiras.
  3. Los resultados son principalmente cualitativos (identifican la presencia de la sustancia), y la cuantificación es apenas aproximada mediante una gradación de cruces (1+ informa de poca cantidad y 4+ de una gran cantidad.

Menos de 1+ serían los “trazos”). Podemos detectar y estudiar los siguientes parámetros:

Densidad: la densidad del agua pura es igual a 1000. Los valores de densidad en la orina normales varían de 1005 (orina más diluida) a 1035 (más concentrada, pudiendo indicar deshidratación). Cuanto más concentrada es la orina, más amarilla aparece y emite hedor más intenso. pH : la orina es ácida (pH 5.5 a 7,0), ya que el riñón es el principal medio de eliminación de ácidos del organismo. Los pH superiores a 7 pueden sugerir la presencia de bacterias, que alcalinizan la orina, mientras que pH inferiores a 5.5 pueden indicar un estado acidótico en la sangre o enfermedad de los túbulos renales. Glucosa: toda la glucosa (azúcar) que es filtrada por los riñones es reabsorbida hacia la sangre por los túbulos renales. Por ello lo normal es no observar presencia de glucosa en la orina. Si la hubiera es un fuerte indicio de que los niveles sanguíneos de glucosa son altos, y el riñón no es capaz de reabsorberla toda, como pasa en la diabetes mellitus. Proteínas : la mayoría de las proteínas no pasa el filtro del riñón, por eso, en situaciones normales no deben estar presentes en la orina (existe apenas una pequeña cantidad). Su presencia puede indicar enfermedad renal y debe ser siempre investigada. Hematíes (sangre): su cantidad en la orina es insignificante por lo que, de forma general, se considera una orina normal cuando no hay presencia de hematíes. Leucocitos (esterasa leucocitaria): normalmente negativos (mínima presencia). Cetonas: son productos de metabolización de las grasas y normalmente no están presentes en orina. Su presencia en la orina sugiere ayuno prolongado o, junto a otros parámetros alterados, una diabetes mellitus mal controlada. Urobilinógeno y bilirrubina: también normalmente ausentes en orina, su presencia puede sugerir enfermedad de hígado o hemólisis (destrucción anormal de hematíes o glóbulos rojos en la sangre). Nitritos: la orina es rica en nitratos, y la presencia de bacterias en la orina los transforma en nitritos. No obstante, no todas las bacterias tienen esa capacidad por lo que un resultado negativo no excluye el diagnóstico de infección de orina. Cristales: los de oxalato de calcio no poseen ninguna significación clínica. No indican una mayor propensión a padecer cálculos renales.

La segunda prueba (sedimento de orina) consiste en observar la orina al microscopio en el laboratorio y con ella se pueden contabilizar los siguientes elementos:

Hematíes (o glóbulos rojos -sangre-): los valores normales se describen como: menor de tres a cinco hematíes por campo. La presencia de niveles más elevados se llama hematuria. Leucocitos (o glóbulos blancos): son nuestras células de defensa y su presencia en la orina sugiere, generalmente, infección de orina, pero pueden significar cualquier inflamación de las vías urinarias (incluida la no causada por un agente infeccioso). Los valores normales son: menores a cinco células por campo. La presencia de valores más elevados se llama leucocituria o piuria. Células epiteliales: su posible presencia es normal, dado que las propias células del tracto urinario se descaman. Cilindros: como los túbulos renales son cilíndricos, si tenemos alguna sustancia en gran cantidad en la orina (proteínas, células epiteliales, hematíes) ésta se agrupa en forma de cilindro al pasar a través de ellos. La presencia de cilindros indica que esa sustancia ha pasado por los túbulos renales y, por tanto, no proviene de afecciones de estructuras posteriores a los túbulos, como es el caso del uréter, vejiga, próstata, etc. Los cilindros que pueden indicar algún problema son los cilindros hemáticos, que pueden mostrar la existencia de una enfermedad renal denominada glomerulonefritis, así como los cilindros leucocitarios, que pueden indicar inflamación (general) de los riñones.

You might be interested:  Que Significa La Palabra Reglamento

¿Tienes dudas? en Savia y habla gratis con nuestros especialistas médicos por chat o videoconsulta.

¿Cuáles son los valores normales en un examen de orina?

Resultados normales En general, los valores normales para la densidad de la orina son los siguientes: De 1.005 a 1.030 (densidad normal) 1.001 después de tomar cantidades excesivas de agua. Más de 1.030 después de evitar los líquidos.

¿Qué valor de relación proteinuria creatinina se considera positivo?

Se considera proteinuria positiva cuando RPC es mayor a 0,3 ml/dl. Sin embargo, no se ha llegado a un acuerdo sobre el valor de corte adecuado para establecer la presencia de ‘Proteinuria significativa’1.

¿Cuánto tiempo puedo vivir con proteinuria?

INTRODUCCION La Glomeruloesclerosis focal y segmentaria (GEFS) es un síndrome clínico-patológico que cursa con proteinuria y esclerosis segmentaria de algunos glomérulos, con fusión de los procesos podocitarios. Puede existir obliteración de los glomérulos por proliferación celular o por acumulo de matriz extracelular de colágeno 1, En ausencia de una enfermedad subyacente se la clasifica como primaria. Las manifestaciones clínicas son variables pero la mayoría de pacientes se presentan con proteinuria en rango nefrótico, hipertensión arterial (HTA) y algún grado de deterioro en la función renal ². El pronóstico de la GEFS primaria es variable dependiendo de las características étnicas, clínicas e histopatológicas, el esquema de tratamiento, la respuesta a la terapia y los diferentes periodos de observación. Sin embargo; hay consenso en que los pacientes con las variantes histológicas colapsante y celular tienen el peor pronóstico con deterioro relativamente rápido de la función renal 3-6, Desde el punto de vista clínico, se estima que el 50% de los pacientes con proteinuria en rango nefrótico persistente, progresarán a enfermedad renal crónica terminal (ERCT) en el lapso de 5 a 10 años. Los pacientes sin tratamiento, tienen un pobre pronóstico, alcanzando el estadio terminal en el lapso de 3 a 6 años 7,8, Se ha referido el incremento en la incidencia de la GEFS primaria en varios países. En Estados Unidos constituye la causa más frecuente de síndrome nefrótico e IRCT en adultos de raza negra y blanca con glomerulonefritis primaria.9-11 Igual tendencia se ha observado en Latinoamérica 12-14, En Perú se ha convertido en la glomerulonefritis primaria más frecuente desplazando a la glomerulonefritis membrano proliferativa 15-16, Sin embargo estudios recientes en Europa no muestran esta tendencia, así en España el registro de Glomerulonefritis de la SEN 17 encuentra que no hay variación en la incidencia entre los años 1994 y 2005. Similar a ello, Cameron 18 en Londres no encuentra diferencias entre los años 1970 y 2000, manteniéndose en un 20%. En Italia 19 entre 1987 y 1993 la incidencia varió del 11.7% al 10.4%. En Perú son escasos los estudios sobre GEFS primaria y debido a su importancia epidemiológica y el riesgo de progresar a ERCT, buscamos determinar factores clínicos e histológicos que sean de valor pronóstico en la evolución de la función renal y permitan con las evidencias actuales, establecer un enfoque terapéutico racional y oportuno. PACIENTES Y METODOS Diseño del estudio y población Se realizó un estudio retrospectivo de corte longitudinal, tipo cohorte histórica en pacientes con diagnóstico de GEFS primaria determinada por biopsia renal, que acudieron al Servicio de Nefrología del Hospital Nacional Arzobispo Loayza entre enero de 1994 y diciembre de 2004. Se revisaron los registros médicos de los pacientes y los informes de anatomía patológica, consignándose los datos demográficos, clínicos, de laboratorio e histológicos al momento de la biopsia renal. De 64 pacientes encontrados con el diagnóstico histológico de GEFS, 51 pacientes fueron GEFS primaria y se pudo realizar el seguimiento clínico y la visita domiciliaria a 44 pacientes (86.3%), los 7 pacientes restantes cambiaron de domicilio y fue imposible localizarlos. Estos 44 pacientes constituyeron la muestra final para el análisis. Fueron incluidos los pacientes mayores de 15 años, con diagnóstico de GEFS primaria, con una muestra de biopsia renal con 8 o más glomérulos y con estudios de microscopia óptica y de inmunofluorescencia. Fueron excluidos los pacientes: con nefropatía concomitante, obesidad (IMC ≥ 30 Kg / m², tomando en cuenta el peso seco), negación a participar del estudio en la fase de seguimiento y/o en la visita domiciliaria, datos incompletos en los registros médicos, imposibilidad de revisar la lamina de patología o pacientes que ingresaron a diálisis crónica inmediatamente después de realizada la biopsia renal. Biopsia renal y clasificación de la GEFS primaria El diagnóstico histológico de GEFS fue realizado en el Servicio de Patología del Hospital Nacional Guillermo Almenara Irigoyen. Las biopsias estudiadas fueron 56, obtenidas por biopsia percutánea o quirúrgica, transportadas en PBS (Solución Buffer Fosfato) y enviadas a dicho servicio. En cada muestra se realizó en promedio 12 cortes de 3 a 5 um de espesor, que fueron procesadas por técnicas convencionales de microscopia óptica e inmunofluorescencia. Las coloraciones realizadas fueron hematoxilina-eosina (H-E), acido periódico de Schiff (PAS), tricrómica de Masson y plata metaminada. Para el estudio de inmunofluorescencia el tejido fue congelado a -40 ºC, cortado en criostato a 5 um e incubado con anticuerpos con fluoresceina anti IgG, anti IgM, anti IgA y anti C3. Las láminas fueron reevaluadas por un patólogo, quien ignoraba la historia clínica, el informe inicial de la biopsia renal y el estado actual del paciente. Se tomaron en cuenta las características de la clasificación de Columbia.1 La GEFS se definió como la lesión glomerular caracterizada por presencia de áreas de esclerosis localizadas en segmentos del glomérulo y que compromete menos del 50% del total de glomérulos, en los que generalmente se encuentran depósitos de IgM y C3 en la inmunofluorescencia. La hipercelularidad mesangial se definió como presencia de 3 o más células en un segmento de mesangio. Las variantes histológicas se clasificaron como: hialino-perihiliar si hay esclerosis perihiliar y hialinosis que involucra mas del 50% de los glomerulos con esclerosis segmentaria, excluyendo las variantes celular, tip y colapsante, celular si hay al menos 1 glomérulo con hipercelularidad segmentaria endocapilar que ocluya el lumen, con o sin celulas espumosas y cariorrexis, excluyendo las variantes tip y colapsante, tip si existe al menos 1 lesión segmentaria en 25% del penacho cercano al origen del túbulo proximal, con adhesión o confluencia de podocitos con células parietales o tubulares en el lumen tubular o el cuello, excluyendo la variante colapsante y cualquier esclerosis perihiliar, colapsante con al menos 1 glomérulo con colapso segmentario o global y con hipertrofia e hiperplasia de podocitos y clásica o no especificada (NOS) si al menos 1 glomérulo se presenta con incremento segmentario de la matriz mesangial que oblitera el lumen capilar, excluyendo las demás variantes, Se definió atrofia tubular como la reducción del tamaño tubular con engrosamiento de la membrana basal. Se clasificó como leve ( 50 %). Se definió fibrosis intersticial en presencia de fibroblastos y colágeno en el intersticio. Se clasificó como leve ( 50 %). Se definió arterioloesclerosis como la presencia de esclerosis subintimal. Definiciones clínicas Tiempo de enfermedad: desde la aparición de los síntomas atribuibles a la enfermedad renal hasta la realización de la biopsia. Tiempo de seguimiento: desde la biopsia renal hasta el último control (consultorio de Nefrología o visita domiciliaria). HTA: presión arterial sistólica ³ 140 mmHg y/o diastólica ³ 90 mmHg o uso de antihipertensivos. Anemia: hemoglobina menor de 12 g/dl. Insuficiencia renal: creatinina sérica > 1.2 mg/dl en mujeres y > 1.4 mg/dl en varones en forma repetida. Hipoalbuminemia: albúmina sérica 200 mg/dl. Se categorizó la proteinuria de 24 horas como: no significativa < 0.3g/día, significativa entre 0.3 y 3.49 g/día, en rango nefrótico ³ 3.5 g/día. Síndrome nefrótico: proteinuria nefrótica y persistente, hipoalbuminemia y edemas. GEFS primaria: lesiones típicas de glomeruloesclerosis focal y segmentaria en ausencia de causas conocidas (anatómicas, obesidad, virales, drogas, inmunológicas) que la originen. Desenlaces clínicos Remisión completa de proteinuria: disminución de la proteinuria basal a menos de 0.3 g/día, remisión parcial de proteinuria: disminución de la proteinuria basal a valores entre 0.3 y 3.49 g/día, deterioro de la función renal: incremento de la creatinina basal ³ 50% y/o desarrollo de ERCT y/o ingreso a programa de diálisis crónica al ultimo control, supervivencia renal: probabilidad de no alcanzar deterioro de la función renal en un tiempo dado desde la biopsia renal (expresada en porcentaje). Análisis estadístico Las variables demográficas, clínicas e histológicas de tipo categóricas se describieron como frecuencias o porcentajes (%) y fueron evaluadas con la prueba de chi cuadrado o cuando se requería, con el test exacto de Fisher. Las variables continuas se describieron como promedios ± una desviación estándar y se evaluaron con la prueba no paramétrica U de Mann-Whitney o de Wilcoxon para 2 grupos y con la prueba de Kruskall-Wallis (o de la mediana según convenía), para 3 o mas grupos. Para las variables dependientes del tiempo y los estimados de supervivencia renal y remisión de proteinuria, se utilizaron las curvas de Kaplan-Meier y la función acumulativa de riesgo (hazard) de Nelson-Aelen respectivamente. La prueba no paramétrica de rangos logarítmicos (LogRank test) se usó para comparar las curvas de supervivencia entre los grupos, en el análisis univariado. Para establecer el valor pronóstico en forma independiente en los factores estudiados y ajustar el efecto de covariables confusoras en el estudio, se realizó la regresión multivariable de Cox entre aquellas variables con valor significativo (p < 0.05) o marginal (0.05 < p < 0.1) en el análisis univariado y/o tomando en cuenta a variables que sin tener asociación estadística, tienen base biológica o relevancia clínica para los desenlaces estudiados. La magnitud del efecto en el análisis multivariable, se midió a través del hazard ratio (HR) y sus intervalos de confianza al 95%. Todos los valores de p < 0.05 se consideraron estadísticamente significativos. Se utilizó el programa Stata versión 8 para Windows (Stata Corporation, Texas-USA; http://www.stata.com). RESULTADOS Características clínicas basales y al seguimiento Se evaluaron a 44 pacientes con GEFS primaria. La relación hombre/mujer fue 1.4. Se encontró HTA en 19 pacientes (43.2%), insuficiencia renal y síndrome nefrótico en 24 pacientes (54.5%). Estos porcentajes y los valores medios de creatinina sérica y proteinuria de 24 horas, variaron significativamente al final del seguimiento (ver tabla I). Características histológicas Las principales características se muestran en la tabla II. Las variantes histológicas mas frecuentes fueron la NOS (34 pacientes, 74.3%) y la variante celular (6 pacientes, 13.6%). Ningún paciente presentó la variante colapsante. La variante celular (n = 6) y la hiliar tuvieron un mayor porcentaje de glomérulos esclerosados por biopsia (57.1% y 34.7% respectivamente) y un mayor número de glomérulos afectados en total (6.2 ± 5.7 y 19.0 ± 2.8 respectivamente) con una diferencia estadísticamente significativa respecto al resto de lesiones (p < 0.001). Tratamiento de la GEFS primaria Veinticinco pacientes (56.8%) fueron tratados con esteroides con una dosis de 1 mg/K/día por un periodo de 3 a 4 meses con una disminución progresiva. El tiempo promedio de tratamiento fue 6.2 ± 4.1 meses, 8 (32%) de estos pacientes desarrollaron corticodependencia. Seis pacientes (13.6) recibieron tratamiento con ciclofosfamida. El resto de pacientes no cumplió con el tratamiento esteroideo por razones económicas o por falta de adherencia. Los efectos adversos se presentaron en el 52% de los pacientes y los más frecuentes fueron fascies cushingoide, pirosis y acné. Veinticinco pacientes (56.8 %) recibieron tratamiento antihipertensivo, de los cuales 20 (80%), recibieron inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina (IECA). Pronóstico y supervivencia renal en GEFS primaria Luego de un seguimiento de 21.6 ± 27.8 meses, ocho pacientes (18.2%) desarrollaron deterioro de la función renal (tabla I), 6 de los cuales (13.6%) fallecieron; cinco por ERCT sin posibilidad de acceder a un programa de diálisis crónica y uno por cirrosis hepática. La supervivencia renal fue 96.9% a los 6 meses, 88.7% a los 12 meses y 46.7% a los 5 años de seguimiento (figura 1). Por análisis univariado, los factores que se asociaron con mejor supervivencia renal fueron: lesión clásica o NOS (p = 0.05), depósitos glomerulares de IgM (p = 0.002) y de C3 (p = 0.01), tratamiento antihipertensivo (p = 0.023, figura 2) y tratamiento con esteroides (p = 0.004, figura 3). La presencia de lesión tip (p = 0.004) y de atrofia tubular (0.05 < p < 0.1) determinaron peor supervivencia renal. Cuando estas variables se analizaron por regresión multivariable de Cox que incluyó la presencia de HTA, insuficiencia renal al momento de la biopsia, tratamiento con esteroides y con antihipertensivos, la terapia esteroidea fue el único factor con valor pronóstico independiente que determinó mejor supervivencia renal (HR: 0.073, IC al 95%: 0.006-0.899, p = 0.041) (tabla IV). El número pequeño de pacientes no permitió analizar la supervivencia renal comparando simultáneamente a todas las variantes histológicas pero hubo una asociación marginal entre frecuencia de deterioro renal y variantes (celular 0.0%, NOS 15.2%, perihiliar 50.0%, tip 66.7%, p = 0.054 por chi cuadrado). Respecto a la proteinuria, la probabilidad acumulada de remisión parcial y/o completa fue 15.4% a los 6 meses, 30.8%, a los 12 meses y 76.7% a los 5 años de seguimiento. Cuando expresamos la remisión en el tiempo como riesgo acumulativo (¿hazard¿ de remisión), observamos que este se incrementó desde 0.16 a los 6 meses, a 0.35 a los 12 meses y a 1.37 a los 5 años de seguimiento (figura 4). El incremento mas pronunciado se logró en el primer año y sobre todo en los primeros seis meses de tratamiento con esteroides (ver tabla inferior de figura 4). Los pacientes que recibieron tratamiento con esteroides (n = 25) y que lograron la remisión de proteinuria (n = 19) tuvieron menos severidad clínica e histológica al momento de la biopsia renal respecto al grupo tratado que no logró la remisión (n = 6), además tuvieron menores niveles de creatinina (diferencia no significativa) en el seguimiento (tabla III). Resultados similares se tuvieron en el grupo no tratado con esteroides (n = 12, datos no mostrados). Estudiando a la totalidad de pacientes con GEFS primaria por análisis de supervivencia, los factores asociados a una menor remisión fueron: insuficiencia renal (p = 0.07) y la variante histológica celular (p = 0.0099), mientras que la terapia con esteroides (p = 0.034) determinó mayor remisión de proteinuria. Cuando se analizó al grupo tratado, el 76% había logrado la remisión de la proteinuria (parcial y/o completa), comparado al 37.5% de pacientes no tratados (p = 0.044 por chi cuadrado). En el modelo de regresión multivariable de Cox, los factores independientes, predictores de no remisión de proteinuria fueron HTA (p = 0.04) y la variante histológica celular (p < 0.00001); mientras que en ese mismo modelo, la presencia de hiperplasia mesangial en la biopsia (p < 0.0001) y el tratamiento con esteroides (p = 0.035) predijeron remisión de proteinuria. Para remisión completa de proteinuria, la insuficiencia renal y la fibrosis intersticial fueron factores de pobre pronóstico estadísticamente significativos (ver tabla IV). DISCUSION La incidencia de GEFS primaria en Perú ha aumentado considerablemente durante la última década y actualmente es la primera causa de glomerulonefritis primaria en adultos 15,16, Esta tendencia, similar a lo referido en Estados Unidos y otros países latinoamericanos no se evidencia en Europa, lo que podría obedecer a factores raciales (predominio de población blanca en Europa) 12-14, 17-19, En nuestro medio su relevancia clínica y de costos para el sistema de salud es importante. Por esta razón se buscaron los factores pronósticos de remisión de proteinuria y supervivencia renal en este grupo de pacientes. Los datos clínicos como la edad, el tiempo de enfermedad hasta la biopsia y la elevada frecuencia de HTA, insuficiencia renal y síndrome nefrótico, concuerda con lo descrito en otros trabajos 4-7,11,12, La variante histológica más común fue la NOS similar a lo que señala D¿Agati 1 y no se encontró la variante colapsante. La remisión de la proteinuria fue observada durante todo el periodo de seguimiento, pero fue más pronunciada en los primeros seis meses, similar a lo reportado en otros estudios, en los que este desenlace se logra en los primeros 6 meses de tratamiento con esteroides 20, Korbet ha señalado que la remisión de proteinuria mejora significativamente la supervivencia renal 21, pero desafortunadamente, la disminución espontánea de la proteinuria en GEFS es rara y la respuesta al tratamiento inmunosupresor ha sido históricamente pobre.11 La experiencia reciente con agentes inmunosupresores más agresivos ha incrementado la tasa de remisión y se espera que mejore el pronostico de esta glomerulopatía.13 En el presente estudio se ha encontrado que la hipertensión arterial y la variante celular fueron factores de mal pronóstico para la remisión. El tratamiento con esteroides está recomendado en esta patología como una de las primeras medidas 6-8,20,22-24, como era de esperarse en nuestra serie la terapia con esteroides se asoció a una mayor remisión de proteinuria, la cual fue mas frecuente en aquellos que tuvieron mejor función renal basal y menos HTA, por el contrario la insuficiencia renal y la fibrosis intersticial, indicadores de una enfermedad renal mas avanzada, fueron predictores independientes de no remisión de proteinuria. El 43.2% de nuestros pacientes no recibió esteroides por razones económicas y/o por abandono precoz del tratamiento inmunosupresor, pero recibió manejo antihipertensivo y antiproteinurico con IECA¿s. Un estudio recientemente publicado por Thomas en una cohorte de 282 pacientes seguidos entre 1982 y el 2001, encontró que el tratamiento con IECA¿s o con bloqueadores del receptor de angiotensina no se asoció con remisión del síndrome nefrótico, a diferencia del uso de esteroides que si determinó la remisión completa en el 30% de los pacientes 25, La supervivencia renal a los 5 años desde la biopsia fue menor de 50%, coincidiendo con lo encontrado por Korbet, quien señala que pacientes nefróticos con GEFS primaria tienen 50% de probabilidad de progresar a enfermedad renal terminal durante los primeros 3 a 8 años 11 y con lo reportado por Detwiler 4 y Valeri 5, La supervivencia renal fue mayor en aquellos pacientes que recibieron esteroides y este tratamiento fue el único factor independiente de mayor supervivencia renal, similar a lo descrito por Chun et al en una serie de 87 pacientes nefróticos, donde 47% de los pacientes no tratados alcanzan el estadio de IRCT en comparación al 24% de los pacientes tratados con esteroides 22, Otros autores también han encontrado este hallazgo como Matalon, Appel y Korbet 23,24, Korbet, Schwartz y Lewis 8 han reportado que pacientes nefróticos que respondieron a los esteroides tuvieron una mejor evolución y no progresaron a enfermedad renal terminal. Eddie también encontró que el indicador pronóstico más importante en el síndrome nefrótico en niños fue la respuesta a esteroides.26 En el trabajo de Thomas, la terapia con esteroides no estuvo asociada con mejoría de la supervivencia renal, pero este estudio incluyó pacientes afro-americanos y hasta un 11% del total de pacientes tuvo la variante colapsante, lo que desde el inicio marca una pobre respuesta a esteroides. El tratamiento antihipertensivo no se asoció a mayor supervivencia renal, similar a lo encontrado por Burguess 20 quien reportó que la HTA no fue un indicador pronóstico consistente de deterioro renal. La lesión tip mostró peor supervivencia renal comparado al resto de variantes histológicas evaluadas en conjunto, lo que es llamativo dado que la mayoría de series le dan un pronóstico más favorable, similar a la nefropatía por cambios mínimos 27 ; este hallazgo es similar a lo reportado por Thomas, quien no encontró que la lesión tip tuviera mejor supervivencia que el resto de categorías evaluadas en su serie, a excepción de la variante colapsante que si demostró ser de peor pronostico 23, El presente estudio tiene limitaciones por ser retrospectivo y más del 10% de los pacientes con GEFS primaria no pudieron ser seguidos desconociéndose su desenlace; sin embargo es el primer trabajo en Perú realizado a una cohorte de pacientes de alto riesgo para progresar a ERCT. Encontramos en nuestra serie de GEFS primaria que el tratamiento con esteroides fue un factor que determinó mayor supervivencia renal y mayor probabilidad de remisión de proteinuria. La HTA, la insuficiencia renal, la variante celular y la fibrosis intersticial fueron factores que determinaron una pobre remisión de proteinuria. Estos hallazgos importantes nos servirán para realizar seguimientos y ensayos clínicos adecuados y comprender mejor el comportamiento tan variable de esta compleja enfermedad.

You might be interested:  Que Significa Meses Sin Intereses

¿Qué alimentos se encuentran en las proteínas?

Introducción – Las proteínas se encuentran en cada célula del cuerpo. Nuestro organismo necesita proteínas de los alimentos que ingerimos para fortalecer y mantener los huesos, los músculos y la piel. Obtenemos proteínas de la carne, los productos lácteos, las nueces y algunos granos o guisantes.

Las proteínas de la carne y otros productos animales son proteínas completas, es decir, suministran todos los aminoácidos que el cuerpo no puede producir por sí mismo. La mayoría de las proteínas de las plantas son incompletas. Usted debe combinar distintos tipos de proteínas de plantas cada día para obtener todos los aminoácidos que el cuerpo requiere.

Es importante obtener suficientes proteínas en la dieta. Usted debe comer proteínas todos los días, porque el cuerpo no las almacena del mismo modo que acumula grasas o carbohidratos. La cantidad que necesita depende de su edad, sexo, estado de salud y nivel de actividad física.

¿Qué alimentos son los que contienen proteínas?

Fuentes alimentarias de proteínas –

De alto valor biológico: carne, pescado, huevo, leche. De bajo valor biológico: legumbres (lentejas, garbanzos, judías), cereales (arroz, pasta), frutos secos (nueces, almendras). Ver apartado de alimentos,

¿Como sé que mis riñones están fallando?

¿Qué exámenes usan los médicos para diagnosticar y monitorear la enfermedad de los riñones? – Para determinar si usted tiene la enfermedad de los riñones, los médicos ordenan:

un examen de sangre que evalúa qué tan bien sus riñones están filtrando su sangre, llamada GFR (prueba de sangre). GFR es la sigla en inglés de tasa de filtración glomerular. un examen de orina para detectar albúmina. La albúmina es una proteína que puede pasar a la orina cuando los riñones están dañados.

You might be interested:  Que Significa Soñar Que Tu Pareja Tiene Un Accidente?

Si tiene la enfermedad de los riñones, su médico ordenará las mismas dos pruebas para ayudar a monitorear su enfermedad de los riñones y se asegurará de que su plan de tratamiento está funcionando.

¿Qué duele cuando son los riñones?

El dolor de riñón, también denominado «dolor renal», es el dolor provocado por una enfermedad o lesión de un riñón. Puedes sentir molestias o dolor de riñón, como un dolor sordo, de un solo lado, en la parte superior del abdomen, la espalda o el costado del cuerpo.

¿Que se nota cuando hay problemas con riñones?

Diccionario de Enfermedades Actualizado a: Miércoles, 20 Mayo, 2020 16:09:39 CEST Que Significa Proteinas En La Orina Una enfermedad renal no suele presentar síntomas hasta que la afección llega a etapas más avanzadas, razón por la cual, según los especialistas, se denomina “enfermedad silente”. Una de las funciones principales de los riñones es la filtración, en forma de orina, de los excesos de agua y toxinas que se producen en el organismo, además de regular componentes como el calcio o la vitamina D, Cuando se producen fallos en este órgano, el riñón deja de filtrar la sangre, por lo que las sustancias que anteriormente se encargaba de regular, como las de desecho o el exceso de agua, comienzan a retenerse en el organismo, haciendo que tóxicos como la urea y la creatinina se acumulen en la sangre, Una enfermedad renal no suele presentar síntomas hasta que la afección llega a etapas más avanzadas, razón por la cual, según los especialistas, se denomina ” enfermedad silente “. La federacionalcer/ federacionalcer/ ” rel=”nofollow” target=”_blank”> Federación Nacional de Asociaciones para la Lucha Contra las Enfermedades del Riñón destaca la importancia de un diagnóstico precoz para evitar complicaciones, por lo que es recomendable prestar atención a los siguientes síntomas tempranos:

  1. Cambios en la micción como, por ejemplo, levantarse durante la noche a orinar ( nocturia ) o hacerlo con más frecuencia y en mayor o menor cantidad de lo normal.
  2. Cambios en el aspecto de la orina, como un color más claro o la presencia de sangre.
  3. Retención de líquidos, lo que da lugar a una mayor hinchazón de las piernas, los tobillos, los pies, la cara y las manos.
  4. Cansancio y fatiga ocasionada por la retención de líquidos.
  5. Anemia, en algunos casos, debido al fallo renal.
  6. Picor en la piel, también denominado prurito, provocado por la retención de tóxicos que pueden depositarse en la piel.
  7. Sabor metálico en la boca y un olor a amoníaco en el aliento, debido, todo ello, a una acumulación de la urea en la saliva.
  8. Náuseas y vómitos, además de pérdida del apetito o de peso.
  9. Por último, cuando el riñón presenta insuficiencia, produce un aumento de la tensión arterial pudiendo causar hipertensión,

Las causas por las que se puede producir una disminución del filtrado glomerular son múltiples, tanto por agresiones directas como de forma indirecta debido a otras enfermedades. La diabetes mellitus junto con la hipertensión arterial son las dos causas más frecuentes que dan lugar a un fallo renal, razón por las que estas patologías requieren un control periódico de las funciones renales del paciente para poder evitar su agravamiento.

¿Cómo eliminar la espuma en la orina de forma natural?

Aumentar el consumo de agua, reducir la ingesta de proteínas, hacer ejercicio regular, utilizar plantas y hierbas naturales y evitar el alcohol y la cafeína son algunas de las medidas que pueden ayudar a mejorar la orina con espuma.

¿Cómo se cura la albúmina en la orina?

¿Cómo se puede reducir la albuminuria? – Es posible que el paciente pueda reducir la cantidad de albúmina en la orina tomando medicamentos que disminuyen la presión arterial conocidos como inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina o bloqueadores de los receptores de angiotensina.

adelgazar si tiene sobrepeso (en inglés) evitar alimentos con mucho contenido de sodio o sal consumir las cantidades y tipos adecuados de proteínas

El paciente debe consultar con un dietista que pueda ayudarle a planificar las comidas y a cambiar sus hábitos alimenticios.

¿Qué hacer para eliminar la espuma de la orina?

Cómo identificar la causa subyacente de la espuma en la orina ( proteinuria) – La orina espumosa puede deberse a diversas afecciones subyacentes, como disfunciones renales y de la vejiga, problemas relacionados con el embarazo, complicaciones relacionadas con la diabetes y estrés emocional.

  1. Para identificar la causa subyacente de la orina espumosa, sin embargo es importante tener en cuenta los síntomas asociados y consultar a un profesional sanitario para una consulta y evaluación más exhaustiva.
  2. Puede realizarse un examen físico y pruebas de laboratorio para descartar o confirmar posibles diagnósticos.

Entre las pruebas que pueden ayudar al diagnóstico se incluyen el análisis de orina, que puede detectar infecciones o niveles excesivos de proteínas; el hemograma completo, que comprueba si hay inflamación o anemia; y las pruebas de creatinina, que miden los niveles de creatinina en el torrente sanguíneo para evaluar la función renal.

  1. Además, también se emplean técnicas de imagen como los rayos X o la ecografía para evaluar la estructura y función de los riñones.
  2. Además, deben tenerse en cuenta los cambios en el estilo de vida al intentar identificar la causa subyacente de la orina espumosa.
  3. Si la orina espumosa se debe a la deshidratación o a la falta de electrolitos por una dieta inadecuada, beber más agua y evitar las bebidas azucaradas puede ayudar a resolver el problema.

También se ha demostrado que el ejercicio regular reduce los síntomas asociados a las complicaciones relacionadas con la diabetes, como la nefropatía diabética. Por último, abordar cualquier problema emocional, como el estrés, mediante asesoramiento o terapias alternativas como el yoga y la meditación, también puede ayudar a mejorar la salud urinaria.

Adblock
detector