Columnistas

La presión tributaria alcanzó niveles extremos. Cualquier atraso en el cobro de impuestos por la crisis local e internacional deberá ser compensado con ahorro de gasto público




El presidente Alberto Fernández asume que el Coronavirus no sólo ha pasado a ser la prioridad de su gobierno en este momento, sino que puede definir la suerte de su mandato.