Columnistas

La relación bilateral entre Chile y Argentina no es "tibia" sino "tensa". Ambas partes están en guardia y no hay buenos canales de comunicación funcionando.


Luce realmente fuera de toda lógica que en el medio de una convocatoria de acreedores el Poder Ejecutivo decida intervenir una empresa en la que se requiere poner dólares para que pague sus deudas.